La CNMV rebate a los peritos y avala el proceso de salida a bolsa de Bankia

 Una bandera española que ondea delante de la sede de Bankia en Madrid.

Una bandera española que ondea delante de la sede de Bankia en Madrid.

La CNMV ha avalado el proceso de salida a bolsa de Bankia que cuestionaron los dos peritos cedidos por el Banco de España, afirmando que el folleto informativo de emisión cumplió con todos sus requisitos y que el precio de la acción era adecuado a las condiciones de mercado.

 

Así consta en el informe elaborado por el organismo presidido por Elvira Rodríguez que le requirió el ex director general del FROB, Antonio Carrascosa, sobre aspectos del debut bursátil de Bankia que fueron cuestionados por los dos peritos cedidos por el Banco de España para trabajar a las órdenes del juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu.

 

El fondo de rescate español ha aportado este informe junto a un escrito de alegaciones a la pericial judicial en el que concluye que las cuentas de Bankia “reflejaron su imagen fiel”.

 

Según la CNMV, los estados contables del proceso de salida a bolsa contaron con una “auditoría limpia” y sin salvedades, y fue así también en el caso de los de las siete cajas integrantes desde 2008. Se trataba de Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caixa Laietana y las de Ávila, Segovia y La Rioja.

 

El informe de los dos funcionarios criticaba el bajo precio de la acción en la salida a bolsa, con un descuento del 74 %, lo que produjo una “pérdida de valor evidente en perjuicio de los accionistas de BFA y sus acreedores, principalmente los tenedores de subordinadas y preferentes”.

 

Sin embargo, la CNMV aclara que tal y como se detalla en el folleto, que cumplió con todos sus requerimientos, la fijación del precio “es responsabilidad de los bancos colocadores y del emisor”.

 

El regulador bursátil tampoco alcanza a entender por qué los peritos afirmaban que “Bankia encontró mercado, pero las otras no”, cuando esta entidad “era una de las coordinadoras globales” y la “directora del tramo de cualificados y minorista”, con lo que “no parece extraño que muchas de las órdenes se canalizaran” a través de ella.

 

Utilizando las mismas palabras que empleó la Fiscalía Anticorrupción en su recurso contra la fianza de 800 millones al grupo y cuatro de sus exconsejeros, la CNMV explica que “ni la legislación de la UE ni la española exigen un tramo institucional en una oferta de acciones previa a una admisión a negociación de las acciones en un mercado regulado”.

 

Y “menos todavía” que alcance un volumen determinado, así como tampoco hay normativa respecto al número necesario para formar demanda.

 

Por ello, desconoce qué llevó a los peritos a aglutinar en 29 grupos los 2.188 inversores institucionales y a afirmar con ello que no fue un modelo de concurrencia.

 

“No deja de ser una mera opinión”, sostiene el organismo presidido por Elvira Rodríguez, que resalta que el hecho de que compañías como Mapfre acudieran a la OPS “no invalida el proceso, ya que hay que presumir que la gestión de las entidades se realiza con criterios profesionales”, con independencia de que sean asociadas a BFA.

 

En todo caso, aun cuando solo hubieran existido 29 grupos, el organismo no ve motivos para dudar de que el precio de venta se hizo de acuerdo con las condiciones del mercado.

 

Con independencia de todo ello, los cálculos de los peritos no coinciden con los cálculos de la CNMV, que entiende que el descuento fue del 60 % y no del 74 %, aunque sus comentarios anteriores son igualmente válidos.

 

Y también les afea que no compararan el proceso de Bankia con otros como el de Banca Cívica, que debutó en el parqué en las mismas fechas.

 

Por otra parte, le resulta “cuando menos curioso” que mencionaran “órdenes incomprensibles” de venta de acciones realizadas por acreditados con operaciones refinanciadas, que quedan en una “mera anécdota” al sumar un total de medio millón de euros de los más de 3.000 que se colocaron en la salida a bolsa.

 

Ni siquiera comparte que dudaran sobre los motivos de algunos inversores institucionales para vender inmediatamente, cuando los inversores “son libres” para tomar decisiones y sus razones “muy variadas, desde “obtener un pequeño beneficio” o “vender valores en el caso de que no se les haya adjudicado lo que esperaban”.

 

En este sentido, precisa que lo único irregular sería una decisión de inversión que se hubiera adoptado sin cumplir con el procedimiento y reglas internas establecidas por la entidad.

 

Adicionalmente, en el caso concreto de Bankia, la cotización de la acción estuvo cercana e incluso superó el precio de salida en 2011 y principio de 2012, concluye.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada