Marcos Álvarez, encargado de La Central Heladera: “Nuestro helado artesano puede tener menos azúcar y grasa que un yogurt natural que todos entendemos por sano”

Marcos Álvarez pide un cheesecake en la heladería artesana de Ponte Vella Centro Comercial.

Marcos Álvarez pide un cheesecake en la heladería artesana de Ponte Vella Centro Comercial.

La distinción entre un helado artesano y otro industrial es muy clara y se obtiene un producto distinto según el procedimiento utilizado. Marcos Álvarez encargado de La Central Heladera, con obrador en Ourense, explica a Grupo ES. que el artesano está elaborado manualmente, sin procesos automatizados y con productos naturales de kilómetro 0, de calidad, con leche ecológica producida en Ourense. La elaboración es todas las mañanas, en fresco. En cambio, los industriales automatizan los procesos y trabajan con productos semielaborados.

Por ello, puede afirmar que “Nuestro helado artesano puede tener menos azúcar y grasa que un yogurt natural que todos entendemos por sano”. Entonces, “el artesano sería más sano”, argumenta. Esto rompe el tópico de que el helado engorda. No. Depende de con qué productos esté elaborado y cómo se hace.

“El sorbete es helado de fruta hecho solo con base de agua”. Por tanto, los sabores de fruta suelen ser sorbetes. “El resto de los helados se hacen con una base de leche y suelen ser cremas”.

La Central Heladera produce helados de más de 30 sabores diferentes. Según Álvarez, los clásicos de vainilla, fresa y chocolate siempre “tienen demanda al alza”. A la gente joven le gustan sabores como el Kinder bueno o Cheesecake. Marcos confiesa su preferencia por el Cheese Cake que es una crema de queso fresco con mermelada de fresas y que incluye alguna fresa y galleta.

Marcos Álvarez define lo que es un sorbete que, el común de los mortales asocia a esa copa que ponen en los banquetes para pasar de pescado a carne, por ejemplo. “El sorbete es helado de fruta hecho solo con base de agua”. Por tanto, los sabores de fruta suelen ser sorbetes. “El resto de los helados se hacen con una base de leche y suelen ser cremas”.

Los helados de La Central Heladera están bajo el sello de Galicia Calidade. Para Álvarez esta garantía ha hecho: “que salgamos muy beneficiados tanto interna como externamente”. De cara a los consumidores el sello aporta todo el valor que contiene la palabra ‘Galicia’ que quizá, explica, se valora más fuera de nuestra Comunidad Autónoma porque aquí la gente ya lo sabe. “Tener el sello es, sin duda, un punto a favor”. Internamente las sucesivas auditorias facilitan la mejora de la producción.

La Central Heladera nació en 2015. La empresa ya tenía negocios de hostelería en Ourense. Ante “la necesidad de buscar un producto con un poquito más de calidad que el helado industrial, tras una visita a la Feria del Helado en Italia, se decidió hacer nuestro propio producto”, explica el encargado. Y así se abrió el obrador y las tiendas o heladerías artesanas como la de Ponte Vella Centro Comercial, en Ourense, para comercializar sus productos en régimen propio o bien en franquicias. Además, idearon trasformar un contenedor marino en un Box, una tienda que se instala donde se precisa y que recibe la mercancía ya preparada para la venta. En Porto do Son tiene un box. Es una respuesta a la tendencia del ‘Street food’ y la cultura del ‘take away’. Todos exhiben este lema: ‘Helados artesanos 100% gallegos’ Además, Central Heladera atiende la demanda de restaurantes de gama media-alta consiguiendo personalizar su producto a la carta según las exigencias de cualquier chef.

Fuera del sello de Galicia Calidade, La Central Heladera vende también gofres, crepes dulces, crepes salados, granizados o smoothies. Elaborados también con productos de calidad y en el momento. Estos productos se incorporaron pensando en desestacionalizar las ventas. Y ahora ya adquirieron personalidad propia.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
11