Los científicos producen por accidente una enzima que devora el plástico

plasticosUno de los asuntos que más preocupan es la creciente crisis de contaminación por plástico. Son muchas las investigaciones y proyectos destinados a intentar frenar esta problemática que se expande cual pandemia, por lo que no deja de ser sorprendente que un grupo de científicos haya dado con una solución, a priori bastante efectiva y revolucionaria, de pura casualidad. 

Este grupo de trabajo se encontraba estudiando la estructura de una bacteria nueva encontrada en un basurero de Japón. Con ciertos ajustes se consiguió la producción de una enzima que en principio parecía la desarrollada por muchos tipos de bacterias para descomponer cutina, un polímero natural utilizado por las plantas como capa protectora. Sin embargo, tras una manipulación leve azarosa, se mejoró su capacidad de comer PET (tereftalato de polietileno), el tipo de plástico que se usa en las botellas de bebidas. El mutante es así capaz de devorar el plástico en cuestión de días, en comparación con los siglos que tarda el plástico en descomponerse en el océano.

En declaraciones a The Guardian, el profesor John McGeehan, quien dirigió la investigación, realizada en la Universidad de Portsmouth, dijo que el descubrimiento ha sido “un poco sorprendente”, pero que podría tener un impacto significativo en el creciente problema mundial de los plásticos. Las botellas de PET que actualmente se reciclan solo se pueden transformar en fibras para ropa y alfombras. La enzima mutante podría usarse para volver el plástico a sus componentes originales. “Significa que no necesitaremos extraer más petróleo y, fundamentalmente, debería reducir la cantidad de plástico en el medioambiente”, asegura esperanzado McGeehan.

El profesor confía además en que las tecnologías actuales nos pueden ayudar a una producción intensa de la enzima. “[Podemos] utilizar toda la tecnología utilizada en el desarrollo de otras enzimas durante años y años y hacer una enzima súper rápida”. Entre las ideas que se contempla está la de rociarla en las enormes islas de plástico flotante en los océanos para descomponer así el material de manera mucho más rápida. Algo que ahora mismo resulta completamente impensable.

Conseguir algo así en estos momentos sería realmente valioso. La ciencia ha examinado una amplia gama de soluciones, desde los robots hasta la identificación infrarroja desde el espacio, pero el descubrimiento de esta enzima mutante podría lograr una forma completamente nueva de abordar un problema tan grave para nuestro problema.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada