Tomás Pascual, presidente de la patronal de la industria alimentaria: “Hay que conseguir que esa subida salarial esté vinculada a mejoras de la productividad”

Fotografía facilitada por la patronal FIAB del presidente de la patronal de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), Tomás Pascual.

Fotografía facilitada por la patronal FIAB del presidente de la patronal de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), Tomás Pascual.

El presidente de la patronal de la industria alimentaria, Tomás Pascual, ha considerado que hay margen para subir salarios, tanto en el sector como en España en general, aunque reclama hacerlo con mesura.

“No deberíamos perder lo que hemos ganado en competitividad en estos años (…) Hay que conseguir que esa subida salarial esté vinculada a mejoras de la productividad”, ha señalado.

En su opinión, “sí hay margen” para proceder a un aumento de los sueldos, aunque “hay que tener mucho cuidado” para que no suponga un paso atrás en términos de competitividad.

El representante del primer sector industrial del país -representa cerca del 3 % del PIB nacional- ha defendido que la importancia del precio a la hora de seducir al consumidor “no ha desaparecido de la ecuación con la salida de la crisis” y es también un factor relevante a la hora de exportar, de ahí la importancia de mantener controlados los costes laborales.

“Apostamos por competir fuera de nuestras fronteras con productos de valor añadido, pero hay que llevarlos a un precio razonable”, ha insistido.

La patronal CEOE y los sindicatos negocian ya un acuerdo marco salarial, pero de momento las negociaciones no han llegado a buen puerto.

Mientras que la propuesta de la patronal apunta a un alza del 2 % y una parte variable del 1 %, los sindicatos piden una subida mínima del 3,1 % y un salario mínimo en convenio de mil euros brutos mensuales, entre otras condiciones.

El también presidente del grupo Calidad Pascual ha explicado que lo más importante para las empresas son sus empleados, y si hace falta “retener el talento, habrá que pagarlo”.

“Hay recorrido, hay que ir poco a poco, pero no nos volvamos locos. El crecimiento de la industria alimentaria es del 1 % anual…”, ha indicado.

Pascual ha apuntado que ya en los últimos años se han incrementado tanto el empleo como los salarios en la industria alimentaria, y que toda mejora de la capacidad adquisitiva de la sociedad tendrá efectos positivos en el consumo.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada