Alejandro Balseiro, gerente de Restaurante Nito: “Quizá [los gallegos] no nos sepamos ‘vender’ tan bien como lo que podemos ofrecer”

Alejandro Balseiro, gerente de Restaurante Nito en Viveiro.

Alejandro Balseiro, gerente de Restaurante Nito en Viveiro.

Tan sólo las vistas, por si solas, alimentan. Restaurante Nito está frente a un paisaje marino privilegiado. Estamos en la Mariña lucense y aquí reina el Cantábrico. Y el recorrido del producto es del mar a la mesa. En total son 100 plazas de lujo para almorzar o cenar. Su terraza enamora.

Dos platos estrella, la merluza a la gallega del pincho de Celeiro y el salpicón de bogavante. Dos productos excelentes del mar Cantábrico.

Nito está ya en manos de la segunda generación. Sus padres empezaron en 1970 con un pequeño local en este mismo lugar. Las sucesivas reformas y el afán de mejorar y superarse han obtenido como fruto el actual establecimiento.

Alejandro Balseiro, el gerente, explica la filosofía gastronómica de Restaurante Nito: “Calidad, mimar el producto, muy fresco y enmascararlo lo mínimo posible”.  Y redondea: ”Nuestro objetivo o fin es dar la mejor calidad posible”.

No falta la buena ternera gallega, en cuanto a carnes se refiere.

Uno de los postres que recomienda es la leche frita.

Todo casero, ¡por supuesto!

La bodega, “en sintonía, con especial hincapié en los vinos gallegos”.

Balseiro explica que “está un poco en todo” y que se encarga de hacer las compras diarias. “Seleccionar el producto es una de las bases de este negocio”, precisa.

Algunas de sus respuestas son de manual.  “Mi pasión es mi trabajo”, afirma en referencia a que a la mínima oportunidad va a otros restaurantes para aprender cosas nuevas.

Distingue este joven treintañero entre la clientela de semana y la estacional, como la de verano. “Aquí la estacionalidad es muy marcada”, sentencia. Y reformula: “Los perfiles son diferentes pero con un nexo común, todos quieren comer bien”.

Restaurante Nito está bajo el sello de garantía de Galicia Calidade. “Todos los sellos identificativos de calidad van a ser valorados por los clientes que buscan la calidad”, dice.

De Galicia, valora la buena despensa así como los cocineros, locales y la oferta en sí. Para Balseiro, la restauración gallega ofrece una buena relación calidad-precio.

Y añade con tono de seguridad. “Nos tenemos que ir mostrando al mundo… Quizá no nos sepamos ‘vender’ tan bien como lo que podemos ofrecer”.

A nuestros lectores y al mundo empresarial les sugiere que en Nito “Se puede comer bien; sentirse cómodo y tener una experiencia gastronómica satisfactoria”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
61