Desarrollan el ‘Santo Grial’ de la oncología, una técnica para detección temprana del cáncer

Células tumorales en un ovario, uno de los tipos de cáncer que detecta la nueva técnica.

Células tumorales en un ovario, uno de los tipos de cáncer que detecta la nueva técnica.

Las buenas noticias sobre el cáncer son grandes noticias para la biomedicina. Y la que traemos hoy puede no parecerlo tanto de un simple vistazo, pero es realmente relevante. Un equipo de investigación ha desarrollado una técnica que permite el diagnóstico temprano de ciertos tipos de cáncer, que si se cogen a tiempo tienen buen pronóstico.

No parece que una técnica diagnóstica pueda llamarse “el Santo Grial” de la oncología. Y es evidentemente una exageración. Si al menos curase, todavía, pero sólo sirve para diagnosticar, para detectar que alguien tiene cáncer.

Tal vez si nos paramos en ese “solo” que hemos comentado, lo entendamos mejor. Hay muchos cánceres – bueno, en realidad todos – que si se detectan a tiempo son relativamente fáciles de curar. Pero que resulta difícil dar con ellos en el momento oportuno, y según avanza la enfermedad se complica su terapia.

Bien, pues la técnica de la que hablamos permite precisamente eso. Cogerlos a tiempo, detectarlos en estadíos tempranos, y por tanto cuando resulta más sencillo – menos invasivo, menos agresivo y con mejor prognosis o pronóstico – su curación.

Explicar la técnica no resulta complicado. Consiste en analizar la sangre, buscando restos de ADN producidos por las células tumorales. Si determinadas secuencias aparecen, es señal de la presencia de tumores, y por tanto se facilita su tratamiento.

Lo complicado está en desarrollar un método para detectar ese ADN. Primero porque hay que conocer las secuencias, el contenido del ADN que se quiere buscar. Y lo segundo, y muy importante, porque requiere detectarlo cuando las cantidades son mínimas. Ese es el momento en que se necesita detectarlo, y esa es la complicación que existe.

Además, como mérito añadido, permite personalizarlo en base a la historia médica familiar del paciente. Sabemos que ciertos tipos de cáncer tienen un factor hereditario muy fuerte, por lo que poder adaptar el test a esas circunstancias es otro punto a su favor.

Eso sí, y conviene remarcarlo bien, ni es fiable al cien por cien – nada en ciencia lo es – ni igualmente efectivo para todos los tipos de tumores. Para cánceres de ovario, vesícula biliar, páncreas e hígado llega a una fiabilidad del 90%. Teniendo en cuenta la mortalidad asociada a estos cánceres, es todo un logro.

Aún queda trabajo por hacer para que este test diagnóstico esté al alcance de los profesionales de la medicina y sirvan su propósito en la curación de pacientes. Pero desde luego, es una gran noticia de la que debemos alegrarnos.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada