La evolución de las pensiones se ligará de nuevo al coste de la vida

n manifestante con una pancarta que pide pensiones dignas en una concentración en Barcelona.

n manifestante con una pancarta que pide pensiones dignas en una concentración en Barcelona.

Nueva victoria para los pensionistas. Las multitudinarias manifestaciones de jubilados, especialmente en Euskadi, lograron que el acuerdo entre el PP y el PNV para los presupuestos de 2018 incluyera una subida de las prestaciones para los nueve millones de beneficiarios. Este martes se han anotado un nuevo tanto.

Los diputados presentes en la comisión del Pacto de Toledo han llegado a un acuerdo: la evolución de las pensiones se ligará de nuevo al coste de la vida (determinado por el índice de precios al consumo). Este incremento según el IPC no se limitará a los años 2018 y 2019, que establecía el pacto entre conservados y nacionalistas vascos, sino que pretende volver a convertirse en lo habitual.

Este acuerdo supone volver a la situación que existía antes de la reforma sobre la reforma de sistemas que aprobó el PP en 2013. La actual normativa establecía un índice de revalorización del 0,25% anual para las pensiones, en el caso de que la Seguridad Social estuviera en déficit.

ÉPOCAS

todo parece indicar, que se dejará abierta la fórmula con la que se revalorizarán las pensiones máximas en épocas de crisis y en la que será “esencial” la opinión de los agentes sociales.

Todos los grupos parlamentarios de la Comisión del Pacto de Toledo en el Congreso están de acuerdo en que todas las pensiones se revaloricen con la inflación en épocas de normalización económica pero no hay consenso en cuanto a la subida en momentos de crisis.

El PSOE, Unidos Podemos, ERC y Compromís insisten en que todas las pensiones, sin distinción, deben revalorizarse según el IPC, mientras que el PP, Ciudadanos y el PDeCAT continúan abogando por blindar sólo las más modestas y que las más altas no se vinculen a este indicador.

En este sentido, la portavoz del PSOE en el Pacto de Toledo, Mercé Perea, ha dejado entrever que la recomendación segunda que hoy han debatido los portavoces podría cerrarse la próxima semana con un texto flexible que se vinculara a las decisiones que también se tomen en el seno del Diálogo Social, que ha dicho será “esencial”.

“Hay ganas y predisposición de todos y cuanto antes se cierre la recomendación mejor para generar confianza a los pensionistas”, ha dicho al tiempo que ha puntualizado que en la recomendación número dos “no se debería hablar de pensiones mínimas o máximas para no confrontar a los pensionistas”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada