La NASA confirma existencia de un océano bajo el hielo en una luna de Júpiter

la luna Gamínedes de Saturno tomada el 9 de abril de 2007.

la luna Gamínedes de Saturno tomada el 9 de abril de 2007.

Científicos que trabajan con el telescopio espacial Hubble confirmaron que Ganímedes, una de las lunas que orbita a Júpiter, alberga un océano bajo su superficie congelada, anunció el jueves la NASA.

 

El hallazgo resuelve uno de los misterios sobre la luna más grande del sistema solar, después de que la sonda Galileo -ahora desactivada- entregó señales de que Ganímedes contaba con un océano tras una misión de exploración a Júpiter y los cuerpos que lo orbitan entre 1995 y 2003.

 

Los científicos dijeron a periodistas en una conferencia telefónica que tuvieron que realizar un trabajo detectivesco para confirmar el descubrimiento.

 

Al igual que la Tierra, Ganímedes cuenta con un núcleo de hierro líquido que genera un campo magnético, aunque está supeditada al propio campo magnético de Júpiter.

 

Este factor establece una dinámica interesante que arroja ciertas señales visibles para los expertos: bandas dobles de una aurora brillante alrededor de los polos norte y sur de Ganímedes.

 

Dado que Júpiter rota, su campo magnético se desplaza y provoca que la aurora de Ganímedes se agite.

 

Los científicos midieron este movimiento y consideraron que era insuficiente, por lo que usaron modelos informatizados y descubrieron la existencia de un océano salado, que puede conducir energía, bajo la superficie de la luna y que contrarrestaba el efecto del campo magnético de Júpiter.

 

“Júpiter es como un faro cuyo campo magnético cambia debido a la rotación. Ejerce influencia sobre la aurora”, explicó el geofísico Joachim Saur, de la Universidad de Colonia en Alemania. “Gracias al océano, la agitación es significativamente menor”, agregó.

 

Los científicos trabajaron con más de 100 modelos informatizados para determinar si algún otro factor podía tener un impacto sobre la aurora de la luna. También realizaron series de observaciones de siete horas con el telescopio Hubble y analizaron los datos de los dos cinturones de la aurora.

 

“Esto nos da confianza en la medición”, dijo Saur.

 

El administrador adjunto de la NASA, Jim Green, dijo que el hallazgo es “asombroso”.

 

“Ellos desarrollaron un nuevo método para examinar a un cuerpo planetario con un telescopio”, indicó.

 

Ganímedes se suma a una creciente lista de lunas en la parte exterior del sistema solar con una superficie dotada de agua. El miércoles, científicos informaron de que una de las lunas de Saturno, Encélado, alberga aguas termales bajo su superficie de hielo.

 

 

Otras dos lunas de Júpiter han sido identificadas como cuerpos celestes con agua: Europa y Calisto.

 

Los científicos estiman que el océano de Ganímedes tiene una profundidad de unos 100 kilómetros, 10 veces más que los mares de la Tierra, y que la masa de agua se encuentra bajo una corteza de unos 150 kilómetros compuesta mayormente de hielo.

 

“Es un paso más hacia el descubrimiento de un ambiente habitable y rico en agua en nuestro sistema solar”, dijo la astrónoma Heidi Hammel de la Asociación de Universidades para la Investigación Astronómica, organismo en sede en Washington.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada