Expertos defienden que la evaluación de los distintos modelos es el gran reto del sistema sanitario

Uno de los grandes retos del sistema sanitario es la evaluación de los distintos modelos y que los resultados de dicha evaluación sean públicos, según ha puesto de manifiesto el director financiero del grupo Ribera Salud, Pablo Gallart, en el XIX Congreso Nacional de Hospitales y Gestión Sanitaria, que finaliza este viernes en las ciudades de Alicante y Elche.

 

“En pleno siglo XXI y en una sociedad madura como la nuestra, es totalmente inadmisible que se sigan cuestionando modelos de colaboración público-privada que funcionan con éxito desde hace años, sin aportar datos objetivos”, ha afirmado Gallart.

 

La evaluación es la garantía de calidad de los servicios que se prestan, por lo que mantener un completo sistema de evaluación de la provisión y gestión de los servicios sanitarios resulta esencial para prestar una atención de la máxima calidad a los pacientes. Para ello, según ha comentado el director de Hospitales de Madrid de IDCsalud, Juan Antonio Álvaro de la Parra, en los hospitales de este grupo hacen “un seguimiento permanente de las principales variables de calidad percibida por nuestros pacientes”.

 

Además, los parámetros y estándares de calidad de los servicios sanitarios y no sanitarios de los hospitales de IDCsalud integrados en la red pública están siendo permanentemente evaluados por las autoridades sanitarias. Al mismo tiempo, estos hospitales se someten voluntariamente a otro tipo de evaluaciones externas, como la que realiza el sello de calidad europeo EFQM.

 

Como solución a la situación actual de falta de evaluación y transparencia, el director financiero del grupo Ribera Salud ha propuesto la creación en España de un Observatorio Nacional Independiente como el NICE de Reino Unido y otras experiencias similares en países del entorno, que recoja resultados basándose en indicadores de salud y poblacional y de calidad de la asistencia prestada, así como del uso que se hace de los recursos públicos.

 

Por otro lado, los ciudadanos quieren una buena atención sanitaria sin importarles quién está detrás, de forma que un modelo de gestión no es bueno o malo por sí mismo sino por los resultados en salud y eficiencia que aporta. En este sentido, el Sistema Nacional de Salud atraviesa dificultades que se han puesto aún más de manifiesto debido a la crisis financiera y que van más allá de los aspectos meramente económicos.

 

Esta situación requiere intensificar las medidas de gestión que faciliten ir suprimiendo componentes superfluos o prescindibles para consolidar los servicios y actividades que aportan verdadero valor al paciente y a la organización, por lo que una de las herramientas de gestión sanitaria que más se está utilizando en los últimos años es la colaboración Público-Privada.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada