BPA levantará mañana las restricciones de operativa para los clientes

La sede del gobierno de Andorra reflejada en la fachada de la sede principal de Banca Privada de Andorra (BPA), una de las cinco entidades bancarias del Principado, que fue intervenida y cuya solvencia ha sido garantizada por el Instituto Nacional Andorrano de Finanzas (INAF).

La sede del gobierno de Andorra reflejada en la fachada de la sede principal de Banca Privada de Andorra (BPA), una de las cinco entidades bancarias del Principado, que fue intervenida y cuya solvencia ha sido garantizada por el Instituto Nacional Andorrano de Finanzas (INAF).

Banca Privada de Andorra (BPA) tiene previsto levantar mañana las restricciones de operativa que limitaba a 30.000 euros la salida de efectivo y hasta 50.000 euros las transacciones internas entre bancos andorranos, así como las transacciones a bancos foráneos.

 

La operativa con los bancos extranjeros se restablecerá mañana lunes gracias a los acuerdos adoptados con Euroclear y Commerzbank, principales dispensadores de valores y divisas europeos.

 

Sin embargo, las operaciones con dólares se mantendrán cerradas tras la denuncia del departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

 

De esta manera, todos los clientes de la entidad, que está intervenida desde la semana pasada por el supervisor financiero andorrano (INAF), tendrán ejecutadas de forma efectiva las órdenes cursadas en los últimos días.

 

Durante las últimas horas han culminado los procedimientos internos necesarios para que todas las operaciones realizadas entre bancos andorranos se hayan completado.

 

El INAF reconoció el viernes que el refuerzo especial de los procedimientos internos de control en materia de prevención de blanqueo para asegurar el correcto procesamiento de todas las operaciones había generado una “cierta ralentización” de la operativa bancaria ordinaria.

 

Paralelamente, los trabajadores de la entidad se han mostrado estos días “muy preocupados” por su futuro, ante la incertidumbre que ha abierto la intervención, según fuentes de este colectivo.

 

Los empleados de BPA lamentan no tener ninguna información sobre el futuro de la entidad y temen que la actual crisis acabe en una reducción del sector bancario del país, que acarrearía despidos de la totalidad o parte de la plantilla.

 

El personal de BPA en Andorra está integrado por unas 250 personas.

 

Las opciones que baraja el gobierno del Principado para resolver la crisis bancaria son básicamente tres: la nacionalización de BPA, posibilidad que parece prácticamente descartada dado que el ejecutivo carece de recursos; su liquidación o su venta a otra entidad, una alternativa que tampoco parece probable, ya que ni AndBank ni Crèdit Andorrà, las dos mayores entidades del país, han mostrado interés en la operación.

 

La opción más viable parece ser la liquidación total o parcial de BPA, lo que comportaría vender todo lo que se pueda, pagar la sanción que aplique Estados Unidos y repartir el resto de fondos entre el conjunto de la banca andorrana.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada

Etiquetas: