Francia, Alemania, Italia y Polonia piden IVA reducido de libros electrónicos

elibroLos ministros de Cultura de Francia, Alemania, Italia y Polonia exigieron hoy en una declaración conjunta a la Comisión Europea que introduzca cambios en el derecho europeo para permitir un IVA reducido para los libros electrónicos.

 

“Los ministros reclaman (…) la inclusión de una modificación del derecho europeo permitiendo la aplicación de una tasa reducida del IVA para los libros electrónicos dentro de la estrategia digital para Europa que debe ser presentada por la Comisión Europea en las próximas semanas”, señalan los representantes de esos países.

 

En opinión de los ministros de Francia, Alemania, Italia y Polonia, la naturaleza del libro tiene que ver con la obra que contiene y no con la manera de acceder a éste, y la fiscalidad aplicable debe “respetar un principio de neutralidad tecnológica”.

 

Para esos cuatro países la Comisión “debe poner fin a la discriminación de la que es objeto el libro electrónico”.

 

“Los libros son esenciales en el desarrollo y para la circulación del conocimiento y de la cultura”, sostienen los titulares de Cultura, que agregan que los libros “desempeñan un papel decisivo en favor de la diversidad cultural, una de las grandes ventajas de Europa, y refuerzan el sentimiento de ciudadanía comunitaria”.

 

Por ello la promoción de la lectura y de la literatura “debe estar en el corazón de las políticas culturales” de Europa, agregan.

 

También subrayan la necesidad de apoyar la innovación para responder a las expectativas de los lectores.

 

“Penalizar los libros electrónicos en relación con los libros impresos no parece coherente con el objetivo del desarrollo digital en el seno de la UE que se ha propuesto la Comisión”, indican.

 

El pasado 5 de marzo el Tribunal de Justicia de la Unión Europea sentenció que Francia y Luxemburgo no pueden aplicar un tipo reducido del IVA a la distribución de libros electrónicos, a diferencia de lo que ocurre con los libros en papel.

 

La corte comunitaria, con sede en Luxemburgo, dio así la razón a la Comisión Europea, que le había solicitado aclarar si esos dos países vulneraban la directiva sobre IVA de 2006 al aplicar desde 2012 un tipo reducido del 5,5 % y el 3 %, respectivamente, a los libros electrónicos.

 

El Tribunal señala que los tipos reducidos del IVA únicamente se aplican a las entregas de bienes y a las prestaciones de servicios de las categorías que figuran en el anexo III de la directiva IVA, que menciona el “suministro de libros, en cualquier medio de soporte físico”.

 

Es decir, que los tipos reducidos son únicamente aplicables a las operaciones consistentes en la distribución de libros que tengan un soporte físico.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada