Picasso y Dalí, los dos genios españoles, hermanados en Barcelona

Un cámara filma una obra de Picasso inspirada en 'Las meninas' de Velázquez, este jueves 19 de marzo en el museo Picasso de Barcelona.

Un cámara filma una obra de Picasso inspirada en ‘Las meninas’ de Velázquez, este jueves 19 de marzo en el museo Picasso de Barcelona.

La obra de los dos maestros españoles del siglo XX, Pablo Picasso y Salvador Dalí, se exhibirá conjuntamente en una muestra en Barcelona, presentada este jueves, que profundiza en su productiva relación artística antes de su separación por discrepancias políticas.

 

La muestra, abierta hasta el 28 de junio en el museo Picasso de la ciudad española, está organizada conjuntamente con el Dalí Museum de Saint Petersburg (Florida, Estados Unidos) y es la primera dedicada a analizar sus confluencias artísticas a través de 78 obras.

 

Una treintena de ellas fueron prestadas por coleccionistas privados y no habían sido expuestas durante muchos años, mientras que otras proceden de museos como el Reina Sofía de Madrid o el Centro Pompidou de París.

 

“Mucho se ha escrito sobre la rivalidad de ambos artistas pero espero que con esta muestra se vea otra realidad más amable”, declaró en la presentación el director del museo Picasso, Bernardo Laniado-Romero.

 

Enfrentados a partir de la Guerra Civil española (1936-1939) -Picasso era comunista y Dalí tenía simpatías por el dictador Francisco Franco-, la muestra se centra en la primera etapa de su relación (1926-1939), donde se hacen evidentes su fluido contacto personal y artístico.

 

Antes de conocerlo en su primer viaje a París en 1926, la influencia de Picasso en Dalí era palpable en obras como “Venus y cupidos” o “Bañistas de Es Llaner”, repletas de desnudos femeninos de clara inspiración picassiana.

 

Pero el giro crucial en su relación se produjo a raíz de su primer encuentro en el taller de Picasso en la capital francesa. “Vengo a verle a usted antes que al Louvre”, dijo entonces Dalí al malagueño, que le respondió: “No se ha equivocado usted”, según explicó el catalán en su libro “La vida secreta de Salvador Dalí”.

 

Ese encuentro permite a Dalí alcanzar un lenguaje artístico más maduro como en el lienzo “Mesa ante el mar. Homenaje a Erik Satie”, donde el genio surrealista ya hizo gala de su interés por el cubismo.

 

“La posibilidad de ir al taller de Picasso representó para el joven Dalí un giro muy importante hacia el lenguaje cubista y la vanguardia”, contó el comisario de la muestra William Jeffet. Picasso también quedó sorprendido por el talento del joven y llegó a costearle su primer viaje a Estados Unidos.

 

A través de lienzos, esculturas, collages y bocetos, la muestra recorre las confluencias entre Picasso y Dalí como su retrato del sangriento conflicto español, retratado por ejemplo en “Guernica” de Picasso y “Premonición de la Guerra Civil” de Dalí -ambas ausentes de la colección pero presentes a través de bocetos- y su diálogo con la obra de Diego Velázquez, otro gran maestro español.

 

Los intentos por recuperar el contacto fueron múltiples por parte de Dalí, que escribió más de cien cartas y postales al artista exiliado en Francia, ahora recogidas en el libro “Picasso y yo”, publicado coincidiendo con la colección.

 

“Se ha dicho que se odiaron, que se separaron pero creo que se ha exagerado mucho. Eran dos caracteres opuestos, dos egos muy importantes, pero siempre hubo respeto”, explicó a la AFP su editor, Víctor Fernández.

 

Los claroscuros de su relación quedan reflejados en el lienzo que cierra la exposición, “Retrato de Pablo Picasso en el siglo XXI” de Dalí, una grotesca representación del genio malagueño que todavía despierta debates entre los expertos sobre si fue un homenaje o una provocación.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada