Hasta el 20% de los pacientes que se someten a una operación de cataratas puede desarrollar edema macular cistoide

Hasta el 20 por ciento de los pacientes que se someten a una operación de cataratas puede desarrollar edema macular cistoide, según ha informado la médico del Instituto Clínico de Oftalmología (ICOF) del Hospital Clínic de Barcelona, Maite Sainz de la Maza.

 

La experta se ha pronunciado así en el marco de la XIII Reunión Anual del Grupo Español de Superficie Ocular y Córnea (GESOC), organizado con la colaboración de Alcon, donde, por primera vez, el encuentro se ha dedicado de forma monográfica al dolor, la inervación y el trofismo de esta superficie ocular.

 

Allí, la oftalmóloga ha informado de que los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) oftálmicos constituyen la última novedad en el abordaje terapéutico de esta patología, ayudando a su prevención y al mismo tratamiento, siendo útiles también en el abordaje de la inflamación post-quirúrgica, en la prevención de la miosis intraoperatoria y en la reducción del dolor post-quirúrgico.

 

Asimismo, durante el encuentro los expertos han debatido sobre el abordaje multidisciplinar de las patologías de la superficie ocular y han ilustrado cómo resolver problemas presentes en la práctica clínica diaria a partir de la presentación de casos complejos.

 

“El objetivo de la jornada ha sido actualizar conocimientos sobre la superficie ocular, con la revisión de los métodos diagnósticos, las nuevas alternativas de tratamientos y el abordaje multidisciplinar de patologías que inician su curso con síntomas de dolor ocular”, ha señalado el coordinador de la XIII Reunión Anual del GESOC , Jesús Merayo Lloves.

 

INERVACIÓN SENSORIAL DE LA CÓRNEA

 

Y es que, la córnea, el tejido transparente del ojo, tiene una inervación sensorial 300 veces más importante que la que tiene la piel o 50 veces superior que la de la pulpa dental.

 

“Por ello, la parte externa del órgano de la visión ha desarrollado un ‘sistema de alerta’ que le permite parpadear ante cualquier peligro, tener la cantidad y calidad de lágrima adecuada a cada necesidad, y conducir los nutrientes y factores regenerativos necesarios”, ha explicado Merayo.

 

En este sentido, el especialista ha advertido de que en el momento en que la inervación corneal se altera, pueden generarse problemas como fotofobia, dolor ocular, sensibilidad o la imposibilidad de regenerar heridas.

 

Por ello, durante la jornada se han abordado desde una perspectiva multidisciplinar las soluciones adecuadas para los problemas que afectan la superficie ocular, como el síndrome de ojo seco, una patología con una alta prevalencia en la población ya que, tal y como ha informado el oftalmólogo de la Unidad de Superficie Ocular del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, David Galarreta, entre un 15 y un 20 por ciento de las consultas en oftalmología son a raíz de este problema.

 

Ahora bien, aclara, aunque existen múltiples etiologías y cada una de ellas tiene un perfil de paciente, en general es más frecuente en los pacientes mayores de 50 años, incrementando su frecuencia con la edad y afectando especialmente a las mujeres.

 

“En el caso del ojo seco, el uso de las lágrimas artificiales es la piedra angular en el abordaje terapéutico, ya que mejoran en general el estado de la superficie ocular del paciente”, ha explicado Galarreta.

 

Finalmente, el director médico de Alcon en España y Portugal y de Instituto Alcon, Xavier Puig, ha mostrado el “orgullo” que ha significado para su compañía apoyar este tipo de iniciativas que tienen como objetivo la actualización de conocimientos de los profesionales del cuidado de la visión, dotándoles de recursos para hacer frente a las diferentes patologías oculares, entre ellas, las que afectan a la superficie ocular.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada