14 países firman el primer tratado contra el tráfico de órganos

Un doctor prepara unos medicamentos para un paciente que va a ser sometido a un trasplante de riñón el 26 d ejunio de 2012 en Baltimore (EEUU).

Un doctor prepara unos medicamentos para un paciente que va a ser sometido a un trasplante de riñón el 26 d ejunio de 2012 en Baltimore (EEUU).

Catorce países europeos firmaron este miércoles en España el primer tratado internacional para luchar contra el tráfico de órganos, una actividad que genera más de mil millones de dólares en beneficios ilegales cada año en todo el mundo.

 

“El convenio establece un marco general para tipificar como delito el tráfico de órganos, para proteger a las víctimas y para prevenir este tipo de delitos”, explicó el Consejo de Europa en un comunicado en el primer día de una conferencia internacional organizada en Santiago de Compostela.

 

El texto “pide a los estados penalizar la extracción ilícita de órganos humanos procedentes de donantes vivos o fallecidos y su uso para el trasplante o para otros fines, y otros actos relacionados”, agregó.

 

El tratado también prohíbe ganar dinero con los trasplantes y da a las víctimas el derecho a una indemnización, que podría cubrir el coste de la “asistencia médica, psicológica y social”.

 

España, Portugal, Reino Unido, Italia, Bélgica y Turquía están entre los 14 países que firmaron el convenio durante esta conferencia de dos días.

 

“El tráfico de órganos humanos es una grave violación de los derechos humanos”, afirmó el secretario general del Consejo de Europa, Thorbjørn Jagland. “Los donantes suelen ser personas extremadamente vulnerables explotadas por el crimen organizado, que se aprovecha de la escasez de órganos disponibles para trasplantes”, subrayó. “Ellos y los receptores están expuestos a cirugías en las que no existen garantías médicas, en un mercado que daña a la salud pública”, agregó, llamando “a los estados europeos y de otros continentes a firmar y ratificar el convenio lo antes posible”.

 

La Organización Mundial de la Salud estima que cada año se realizan unos 10.000 trasplantes ilegales, un problema que a menudo implica al crimen organizado internacional.

 

El tráfico de órganos humanos es una de las diez principales actividades lucrativas ilegales. Cada año genera beneficios estimados en 1.200 millones de dólares a nivel mundial, afirmó Jagland. Hay casos en Ucrania en que los receptores llegaron a pagar hasta 200.000 euros por un riñón, agregó.

 

Para que este tratado entre en vigor, al menos cinco países tienen que ratificar este tratado, abierto a todas las naciones, el primero del mundo sobre este tema, según el Consejo de Europa.

 

“La cooperación internacional es esencial para combatir este crimen”, afirmó el secretario general de la organización.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada