Crecimiento y energía en agenda de la cumbre francoespañola en París

François Hollande y Mariano Rajoy, rodeados de una veintena de ministros de sus respectivos gobiernos, se reúnen este lunes en París para impulsar la reactivación económica en Europa y las interconexiones energéticas, un asunto muy sensible en España.

El presidente francés y el jefe del gobierno español pretenden dar un nuevo impulso al crecimiento de las alicaídas economías en el marco del plan de la flamante Comisión Europea de movilizar 315.000 millones de euros para incentivar las inversiones, desgranado el miércoles.

París y Madrid, necesitados de subsidios, están muy interesados en este proyecto. La economía española se recupera lentamente del cataclismo provocado por el estallido de la burbuja inmobiliaria con un desempleo que, aunque en ligera baja, sigue afectando a un cuarto de su población activa, mientras que Francia lucha para controlar su déficit público y un paro que no cesa de crecer.

En la rueda de prensa conjunta prevista el lunes en el Elíseo, Hollande y Rajoy apremiarán para que el plan del nuevo presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, “se ponga en marcha rápidamente” y se “amplíe” para lograr una verdadera “política europea de inversiones productivas”, aseguran fuentes en París.

El objetivo es que en la cumbre europea de mediados de diciembre quede listo dicho plan para que las primeras inversiones puedan financiarse ya el próximo año.

“Vamos a reunirnos en cada etapa con España para alertar de la seriedad de la situación, de que el crecimiento es bajo, que la inflación es excepcionalmente débil, que el desempleo y las deudas son demasiado altas y que por lo tanto hay que hacer algo”, dice la misma fuente.

El presidente francés François Hollande y el primer ministro español Mariano Rajoy en el Palacio de la Moncloa el 27 de noviembre de 2014 en Madrid.

El presidente francés François Hollande y el primer ministro español Mariano Rajoy en el Palacio de la Moncloa el 27 de noviembre de 2014 en Madrid.

Velázquez en París

El segundo asunto en importancia de la agenda de esta 24ª cumbre francoespañola se refiere a las interconexiones de la red eléctrica y de gas francesas y españolas. Aislada de las redes europeas, la Península Ibérica espera financiar la construcción de interconexiones transpirenaicas con dinero del plan Juncker.

Estos proyectos persiguen varios objetivos: que las redes españolas salgan del aislamiento, hacer frente a los momentos de máximo consumo, contribuir a la independencia energética de la UE, lo que ha adquirido mayor importancia si cabe con la crisis en Ucrania, optimizar la mezcla energética entre energías renovables, muy abundantes en España, nuclear y fósiles.

Al recibir a los nuevos reyes de España, Felipe VI y Letizia, el pasado julio en el Elíseo, François Hollande habló de estos “proyectos ambiciosos”, como la interconexión eléctrica en el Golfo de Vizcaya, todavía en estudio, y la mejora de la interconexión gasista que se ha triplicado desde 2010.

La única línea de alta tensión que entrará en servicio a principios de 2015 a ambos lados de los Pirineos entre Baixas (Francia) y Santa Llogaia (Cataluña), permitirá duplicar la capacidad de intercambios eléctricos, hasta los 2.800 megawatios, el equivalente de la producción de una central nuclear.

El gobierno francés, aprovechando que el nuevo comisario europeo para energía y medio ambiente es el español Miguel Arias Cañete, estima que “ha llegado el momento de volver a tomar iniciativas”. Francia ve una oportunidad de reducir las emisiones de efecto invernadero ante la perspectiva de la Conferencia Mundial sobre el Clima que albergará a finales de 2015.

Mientras tanto, en el primer semestre de 2015 está prevista la celebración de un “seminario de alto nivel” en el que se sentarán todas las partes implicadas, para elaborar una estrategia común en torno a las interconexiones energéticas.

En la reunión del lunes, las dos delegaciones firmarán una declaración común que ratificará el compromiso de seguir trabajando en este campo así como en otros, como la seguridad interna y la justicia, uno de los puntos ineludibles de la relación francoespañola debido a la actividad a ambos lados de la frontera de la banda independentista vasca ETA.

La protección de los derechos de autor en la era digital también forma parte de la agenda de estos encuentros bilaterales. La cultura es otro de los platos fuertes, no en vano el próximo año el Grand Palais de París albergará una exposición sobre Velázquez mientras que Málaga (sur de España) abrirá una sucursal del Centro Pompidou, un museo parisino especializado en arte moderno.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada