El alcalde socialista de Lisboa deja el cargo para centrarse en los comicios

 El secretario general del Partido Socialista Portugués, Antonio Costa.

El secretario general del Partido Socialista Portugués, Antonio Costa.

António Costa hizo oficial hoy su dimisión como alcalde de Lisboa para centrarse en la carrera por la jefatura del Gobierno como candidato de los socialistas lusos, que encabezan las encuestas para las cercanas legislativas.

 

En una breve declaración en el Ayuntamiento de la capital lusa, rodeado de concejales y funcionarios, Costa insistió en su compromiso de continuar trabajando para lograr un cambio de rumbo en el Gobierno del país.

 

“Mi deber es concentrarme como hice hace ocho años (cuando se convirtió en alcalde de Lisboa), con el mismo espíritu de servicio, con la misma energía y determinación, pero para servir a Portugal y los portugueses”, subrayó durante su alocución.

 

El secretario general del Partido Socialista luso (PS) reveló que será su hasta hoy “número dos”, Fernando Medina, el nuevo alcalde de la ciudad.

 

Costa, abogado de formación y de 53 años de edad, era el máximo responsable del Ayuntamiento lisboeta desde el año 2007 y venció en los tres últimos comicios municipales.

 

Después de amagar en varias ocasiones, forzó la convocatoria de elecciones internas en el PS y logró vencer en septiembre del año pasado al hasta entonces secretario general de la formación, António José Seguro.

 

Desde entonces, Costa compaginaba sus obligaciones como alcalde con el liderazgo de la oposición en Portugal, situación que le valió severas críticas de sus rivales políticos en el Consistorio.

 

Medios lusos apuntaban hoy que su intención era mantenerse en el cargo durante unos meses más, hasta poco antes de las elecciones generales -previstas para octubre-, pero la polémica por un reciente comentario suyo en calidad de alcalde sobre las ventajas de la llegada de inversiones chinas al país y un ligero descenso en los sondeos le llevaron a cambiar de opinión.

 

“Siempre a contracorriente, saneamos las finanzas municipales, dinamizamos la economía de la ciudad, pusimos rigor al planeamiento urbanístico, invertimos en educación, cultura y derechos sociales (…) Lisboa recuperó su autoestima”, se congratuló Costa durante el balance de su gestión.

 

En su opinión, llegó la hora “de cerrar un ciclo y abrir uno nuevo, tanto en el municipio como en el país”, en referencia a su objetivo de ganar las elecciones y devolver a los socialistas al poder tras cuatro años en la oposición.

 

Considerado uno de los políticos más carismáticos de Portugal y con una amplia carrera en la política -fue ministro en varios gobiernos socialistas-, encabeza las encuestas con cerca de un 38 % de intención de voto, dos puntos más que la suma de los dos partidos conservadores que hoy gobiernan en coalición.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada