La riqueza del G20 creció en 17 billones de dólares este año, según Oxfam

La riqueza de los países del G20 ha aumentado en 17 billones de dólares (13,6 billones de euros) desde que Australia asumió la presidencia este año, pero más de un tercio del total de ella fue para el 1 % de la población de este bloque, denunció hoy una portavoz de Oxfam en Brisbane.

El monto que pasó a manos de los más ricos del planeta se traduce en 6,2 billones de dólares (4,9 billones de euros), explicó Susana Ruíz, experta en fiscalidad de Oxfam, con ocasión de la cumbre que el G20 celebrará los días 15 y 16 de noviembre en esta ciudad australiana.

 Una flotilla de embarcaciones de la Policía de Queensland para la seguridad de la Cumbre de Líderes Mundiales del G20 que se realizará entre el 15 y 16 de noviembre.

Una flotilla de embarcaciones de la Policía de Queensland para la seguridad de la Cumbre de Líderes Mundiales del G20 que se realizará entre el 15 y 16 de noviembre.

“Nos preocupa mucho la reacción del Gobierno australiano, que se centra más en el crecimiento que en la reducción de la desigualdad y de las políticas redistributivas”, destacó Ruíz, y añadió que, “sin una política redistributiva, la brecha se amplía tanto con la crisis como con el crecimiento”.

La experta española instó a los participantes en la cumbre a no quedarse solamente con el objetivo trazado de crecer un 2 % por encima de las previsiones hasta 2018, y les conminó a garantizar la redistribución de la riqueza para luchar contra la pobreza y cerrar la brecha de desigualdad.

“La brecha de la desigualdad no es un problema solamente de los países en desarrollo, afecta a todos los países porque siete personas de cada diez viven en un país en el que ha aumentado la brecha de la desigualdad”, dijo la representante de Oxfam.

Ruíz citó un reciente informe de su organización que descubre que en España “las tres personas más ricas concentran tanta riqueza como el 20 por ciento más pobre”.

Los otros dos puntos importantes de la agenda de Oxfam para la cumbre del G20 es la lucha contra el virus ébola y la implementación de medidas contra la evasión fiscal de las grandes multinacionales.

Ruíz expresó que están contentos de que la lucha contra el brote de ébola, al parecer, “va a ser parte de las discusiones de la cumbre y además va a haber un compromiso en el comunicado (final)”.

Sobre la evasión fiscal de las grandes multinacionales, la activista opinó que la cumbre del G20 incumplirá las expectativas de Oxfam porque antepondrá los intereses de las economías más ricas y omitirá las reformas fiscales que beneficien a los más pobres.

María José Alonso, a segunda muller que ingresa na Real Academia Galega de Ciencias

A Real Academia Galega de Ciencias (RAGC) celebra esta tarde no Pazo de San Roque (Santiago) o acto de ingreso da catedrática da Universidade de Santiago de Compostela (USC) María José Alonso. Logo da incorporación de Fernando Pérez e Alicia Estévez Toranzo, hoxe toma posesión a que será a segunda académica muller. Esta primeira rolda de novos membros logo de dez anos sen incorporacións pecharase con Ángel Carracedo antes de final de ano.

El G20 se enfrenta al desafío de hacer crecer la economía mundial

Los dirigentes de los países del G20 se reúnen este fin de semana en Australia para examinar la forma de incentivar el apático crecimiento de la economía mundial con un trasfondo de tensiones geopolíticas.

Australia, que preside actualmente esta organización, que representa el 85% de la economía del planeta, ha tratado de centrar la agenda en los problemas económicos, pero los conflictos de Ucrania y Siria, la imparable marcha del grupo Estado Islámico y el impacto del virus del ébola podrían acaparar la atención de los mandatarios el sábado y domingo en Brisbane, en la costa oriental australiana.

“Es una cumbre económica, por lo que se centrará en lo que se puede hacer para crear empleo, identificar la evasión de impuestos y mejorar la economía mundial”, declaró el primer ministro australiano, Tony Abbott, unos días antes de este encuentro, en el que participarán, entre otros, los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y Rusia, Vladimir Putin.

Australia ha colocado en lo alto de la agenda durante su presidencia la adopción de medidas que permitan aumentar el valor del Producto Interior Bruto (PIB) del G20 en un 2% adicional para 2019, lo que significa dopar el PIB mundial con más de 2 billones de dólares adicionales.

 

“Es una cumbre económica, por lo que se centrará en lo que se puede hacer para crear empleo, identificar la evasión de impuestos y mejorar la economía mundial”

 

Pero muchos expertos no están convencidos de que se pueda lograr este resultado, dado el decepcionante crecimiento en Europa y en Japón y la desaceleración de economías emergentes como China o Brasil.

En reuniones previas celebradas este año, las naciones del G20 aseguraron haber adoptado 900 medidas (acelerar las inversiones en infraestructuras, llevar a cabo reformas financieras, fomentar los acuerdos de libre comercio, etc.) para lograr este objetivo, pero no se ha hecho público el contenido de las mismas.

Intereses divergentes

En un artículo de opinión publicado el martes en la revista Australian Financial Review, Abbott subraya que los jefes de Estado y de Gobierno de los países del G20, deben demostrar la utilidad de este foro con resultados concretos. “La economía mundial sigue débil. Faltan fondos disponibles para las infraestructuras, un déficit de empleo en el mundo y un crecimiento comercial decepcionante. La capacidad del G20 para demostrar que puede hacer frente a estos desafíos es crucial para la pertinencia del futuro de este foro”, escribe Abbott.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que reúne a 34 países industrializados, instó la semana pasada a las grandes economías a que adopten nuevas medidas para sostener el crecimiento y advierte del riesgo creciente de un periodo prolongado de estancamiento en la zona euro, que socavaría todavía más las perspectivas económicas mundiales, ya de por sí poco halagüeñas.

La agencia Moody’s predijo el lunes en su informe trimestral que la economía mundial no crecerá de manera significativa hasta 2016, debido a la desaceleración de la economía china y los obstáculos estructurales en la zona euro.

Uno de los problemas del G20, dice el analista Nicholas Reece, es que reúne a países que se sitúan en diferentes niveles de desarrollo. “Hay demasiados intereses divergentes, lo que hace más difícil la conclusión de acuerdos sobre verdaderas reformas”. “El crecimiento solo se podrá estimular si se llevan a cabo reformas”, dice Reece, que recuerda que los “resultados prácticos” logrados por los países del G20 casi nunca corresponden a las intenciones manifestadas.

En Brisbane, el G20 también va a examinar las reformas del sistema financiero mundial, para luchar, en particular contra la optimización fiscal, una práctica que ha vuelto a ser noticia por las revelaciones, la semana pasada, de un sistema de evasión fiscal masivo en Luxemburgo para beneficiar a las multinacionales.

Subvenciones, inversiones y financiaciones acordadas por los países del G20 para la exploración de combustibles fósiles.

Subvenciones, inversiones y financiaciones acordadas por los países del G20 para la exploración de combustibles fósiles.