El ‘bonus por resultados’ endulza la vida a los funcionarios

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro.

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro.

La Agencia Tributaria está sopesando ligar una parte de la retribución de inspectores, técnicos de Hacienda y demás personal a la recaudación por combatir la economía sumergida. Pero no son los únicos. También les han puesto delante el ‘caramelo’ a los responsables de detectar fraudes en la recaudación del IVA y a los que mejoren su productividad en general. Los criterios de gestión privada se van haciendo un hueco en la Administración.

El plan antifraude, que se empezó a aplicar con algunos colectivos en 2014, vincula el bonus a variables como los ingresos por lucha contra el fraude o las horas extra. El año pasado fue la primera vez que se incluyó una variable vinculada a los ingresos por IVA con notable éxito: la Agencia Tributaria superó los objetivos de recaudación por combatir el fraude.

La mayor parte de los expertos en derecho laboral coinciden en que, para mantener el equilibrio de la economía, es fundamental aplicar fórmulas flexibles. De forma que las personas que son más productivas reciban una recompensa y ese hecho sea un aliciente para mejorar. Es uno de los pilares básicos para el equilibrio de la economía, una opción que el Gobierno trata ahora de trasladar a la Administración, premiando a los funcionarios.

Hace unos años la canciller alemana Angela Merkel recomendaba a España una fórmula de gestión para salir de la crisis basada en la idea de que ‘a mejor rendimiento, mayor competitividad’. Es el camino que los agentes sociales comienzan a explorar en las mesas de negociación colectiva de los convenios. Sin ir más lejos, la patronal CEOE acaba de ofrecer un 2% de subida salarial para este año más un 1% adicional de variable, aplicando lo que algunos expertos ya denominan estructura salarial ideal. Ese modelo sería también la primera piedra de una futura administración pública más moderna y equilibrada.
El Ministerio de Hacienda está trabajando en fórmulas que le permitan vincular una parte del alza de los sueldos públicos al rendimiento de los funcionarios. Esta idea se pretendía incluir formalmente en los presupuestos para este año, pero todo quedó en tierra de nadie al romperse la negociación por el conflicto independentista catalán.

Posiblemente en unas semanas se retome, con la productividad como elemento más novedoso. En 2011 el entonces presidente Rodríguez Zapatero redujo un 5% el sueldo a los funcionarios, en 2012 Rajoy eliminó la extra de Navidad de ese año y en 2016 subieron por primera vez los sueldos públicos.

Esta semana hemos visto en las portadas de los periódicos que el Estado convoca 4.725 plazas para funcionarios y que habrá de media más de 20 aspirantes para cada puesto.

Los funcionarios se quejan de estar mal pagados, pero conseguir una plaza para toda la vida se ha convertido en el sueño de más de 100.000 personas. Y si además ahora tienen un variable…

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada