Los criterios de selección de la tripulación del Apolo 11 y la derivada fama y fortuna

Tripulación de la misión lunar Apolo 11 en el centro de entrenamiento de Houston. De derecha a izquierda, el comandante Neil Armstrong; el piloto del módulo de comando, Michael Collins, y el piloto del módulo de exploración lunar “Eagle”, Edwin E. Aldrin. EFE/Archivo.

Neil Armstrong ganó la fama como el primer hombre que pisó la Luna, mientras su colega Edwin Eugene Aldrin Jr, más conocido como Buzz Aldrin, lo hizo en segundo lugar, y Michael Collins esperaba orbitando en el módulo Columbia. ¿Pero por qué fueron ellos los elegidos y desempeñaron esos papeles?

La forma en que Armstrong, Aldrin y Collins fueron seleccionados para la misión, que hace medio siglo dio a Estados Unidos una ventaja en su carrera espacial con la entonces Unión Soviética (URSS), fue resultado de un complejo sistema de tripulaciones alternas.

Y las razones por las cuales fue Armstrong y no Aldrin quien salió primero por la escotilla del módulo Eagle y pisó el suelo selenita son variadas, según quién cuente la historia.

Durante el programa Apolo (1961-1972), la selección de la tripulación de cada misión correspondió a Deke Slayton, uno de los astronautas del programa Mercury, predecesor de Apolo, que diseñó un sistema de rotación por el que cada tripulación contaba con una de suplencia que pasaría a ser titular tres misiones más tarde.

La suerte y las rotaciones entre 29 astronautas entrenados para el programa Apolo colocaron en enero de 1969 a Armstrong, Aldrin y Collins en la misión destinada a descender sobre la Luna.

El equipo partió al espacio el 16 de julio de 1969 en un cohete, Saturno V, desde el Centro Kennedy, en el sur de Florida, y tres días después la cápsula Columbia se ubicó en la órbita lunar con el control a cargo de Collins.

El 20 de julio, el comandante Armstrong y el piloto del Eagle Aldrin desprendieron el módulo del Columbia, descendieron a la Luna y pasaron a la historia en unas imágenes borrosas en blanco y negro sin precedentes.

La orden de salida de Eagle había sido motivo de especulaciones desde enero y, en parte, se tomó como precedente el protocolo del programa Gemini, por el que el comandante permanecía dentro de la nave y el piloto hacía la excursión espacial.

Según una memoria escrita por Chris Kraft, director del Control de Misión, “Buzz Aldrin quería, desesperadamente, ese honor y no fue tímido al hacerlo saber”.

En una entrevista hace cinco años, Aldrin, quien ahora tiene 89 años, dijo que “en todas las misiones previas si alguien de la tripulación debía salir de la cápsula, siempre fue la persona de menor rango, no el comandante espacial, quien permanecía dentro”.

“Pero mucha gente optó por el gran simbolismo del comandante en expediciones pasadas al llegar a destino”, añadió. “La decisión que se tomó fue absolutamente correcta”.

“Yo creo que lo hubiera hecho de manera diferente. Pero yo no era el comandante sino el subordinado -recordó-, de manera que una vez que salimos yo seguí a mi líder”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada