José Míguez, gerente de la Bodeguilla de Santa Marta: “Mimamos un poquito toda la gastronomía que sale de nuestras manos”

El gerente de la Bodeguilla de Santa Marta, José Míguez, en la zona ampliada de restaurante.

La Bodeguilla de Santa Marta ha ampliado el comedor en el mismo inmueble llegando así a más de un centenar de plazas. Ha sido una decisión que ha tardado un año en materializarse pero ahora presume de nuevo espacio. José Míguez, el gerente, lo muestra con sano orgullo a Grupo ES.

“Así nuestros clientes se sienten más cómodos y podemos ofrecerles un trato más personalizado”, explica Míguez.

La Bodeguilla de Santa Marta está en la parte Sur de Santiago de Compostela. Un barrio que está creciendo muy apresuradamente. En las inmediaciones está el Hospital Clínico y distintos departamentos de la Universidad. Esto marca el perfil de los clientes.

El propietario es el tío de José, Francisco Javier Míguez Nimo, que regenta la Bodeguilla de San Lázaro en la zona Norte de Compostela y a su vez propietario de la Bodeguilla de San Roque.

A la hora de definir el concepto de hostelería en Santa Marta, José afirma: “Vamos en la misma línea. Tenemos una decoración un poco más moderna tanto en el local como en la presentación de los platos…”, explica.

Sus básicos son los embutidos y los quesos. Por supuesto, el jamón, del que José presume de tener para sus clientes 4 jamones distintos al corte que se pueden degustar.

Sin menú del día, la Bodeguilla ofrece ‘la sugerencia del día’, es decir, una forma de degustar y presentar platos a los clientes para que opinen.

Tixolas, pescados, arroces… Cada vez amplían más sus platos para abarcar a más público.  “Mimamos un poquito toda la gastronomía que sale de nuestras manos”, asegura el gerente.

Su fondo de armario lo constituyen alrededor de 500 referencias de vinos de distintas Denominaciones de Origen, espumosos, dulces e incluso vinos internacionales. Y no falta, como no podría ser de otra forma, los vinos gallegos que cada vez son más demandados.

“Ahora en Galicia hay muchas bodegas que están haciendo muy buenos vinos. Se ha evolucionado muy rápido. Y sí tienen otra aceptación. Es un mercado bastante valorado”, dice Míguez.

José llegó a la hostelería de manos de su tío Javier. A él se lo debe todo: “Me ha capacitado a nivel hostelero”, dice agradecido. Era estudiante de dos ramas sanitarias y tras probar un verano en hostelería decidió recalcular su trayectoria profesional. Ahora dirige la Bodeguilla de Santa Marta.

La pertenencia de la Bodeguilla de Santa Marta a la certificación de Galicia Calidade “ayuda a nuestros clientes, así como a ofrecer una calidad en los productos”. José cree que el sello de Galicia Calidade aporta confianza y añadido  en los vinos gallegos que recoge la carta, ayuda a la clientela a optar muchas veces por ellos.  También es útil, dice, para consumir productos en cocina de otras empresas alimentarias que están certificadas por Galicia Calidade.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
21