Ante la falta de alojamiento para las Olimpiadas, Tokio pone la mira en sus costas

El barco de crucero “Sun Princess”, en el puerto de Yokohama, en Japón, el 16 de julio de 2019.

Tokio enfrenta una escasez de plazas hoteleras de cara a los Juegos Olímpicos del año que viene, por lo que las autoridades valoran la posibilidad de recurrir a cruceros amarrados a puerto a modo de hoteles flotantes.

A pesar del frenesí inmobiliario, se calcula que en la capital japonesa faltarían 14.000 habitaciones para dar cabida al turismo relacionado con la cita olímpica.

Las autoridades locales creen que una solución podría ser alojar a estas personas en enormes barcos atracados en las costas de Tokio y de la cercana Yokohama.

Una de las empresas que se sumaron al plan es JTB, la mayor agencia de viajes de Japón, que para el periodo olímpico fletará el “Sun Princess”, un buque de 1.011 camarotes con todo tipo de servicios, desde jacuzzis hasta teatro.

La agencia ofrece paquetes que combinan habitaciones y entradas para algunas competiciones, aunque no son precisamente baratas.

Dos noches en una habitación con balcón y un tique a un partido de fútbol olímpico costarían 200.000 yenes (1.850 dólares), en tanto que dos noches en una suite de 50 m2 combinado con dos entradas para un partido de béisbol se elevaría a 724.000 yenes (6.700 dólares).

También se negoció que el barco “Explorer Dream”, de 928 camarotes, atraque en Kawasaki, en la parte occidental de la bahía de Tokio.

Y tanto el gobierno local de Tokio como las autoridades de la prefectura de Chiba, al este de la capital, buscan más opciones de alojamiento en cruceros.

A pesar del frenesí inmobiliario, se calcula que en Tokio faltarían 14.000 habitaciones para dar cabida al turismo relacionado con los Juegos Olímpicos.

La legislación hotelera de Japón prohíbe las habitaciones sin ventana, pero el ministerio de Salud publicó una ordenanza el año pasado que permite que los barcos con camarotes sin ventana se usen como hoteles durante los grandes eventos.

Los expertos advierten no obstante que unos cuantos cruceros quizás no sean suficiente.

“No está claro si los barcos-hotel en la bahía de Tokio compensarán la falta de plazas hoteleras”, advirtió un informe sobre esta cuestión de octubre del Mizuho Research Institute.

No obstante, las autoridades de Tokio ven los buques como una nueva solución de alojamiento y prevén abrir una nueva terminal de cruceros unos días antes del inicio de los Juegos Olímpicos.

Las autoridades y los expertos de la industria esperan que el uso de navíos atracados en puerto como espacio hotelero extra se vuelva algo común en el país para alojar a los visitantes durante los grandes eventos o incluso a las personas desplazadas en caso de desastres.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada