Fallece director de OIEA, supervisor de Acuerdo con Irán

Yukiya Amano.

Uno de los primeros actos de Yukiya Amano cuando tomó el mando del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) fue poner una cortina de secreto en torno a sus actividades.

En una reunión del consejo en septiembre de 2010, Amano advirtió a sus 2.500 trabajadores que ahora estaban sujetos a su estricto código de confidencialidad, con el cual tenían una “obligación continua” incluso si abandonaban la institución con sede en Viena. Se impuso nuevas restricciones al acceso público a las reuniones y se redujo la disponibilidad de datos nucleares.

Ese legado siguió a Amano hasta su muerte el 18 de julio en Japón, la cual no fue confirmada por la agencia que dirigió hasta el 22 de julio. El OIEA recibió una “solicitud específica de no divulgar hasta el funeral familiar”, dijo la oficina de prensa en un comunicado.

La muerte de Amano, de 72 años, siguió a una lucha de un año con una enfermedad que obligó al diplomático japonés de carrera –visiblemente frágil– a perderse actividades cotidianas del órgano. El OIEA nunca reveló su enfermedad. La agencia que dejó está todavía en el centro de los eventos mundiales, supervisando las inspecciones nucleares de Irán y la limpieza de Fukushima, pero sin un camino claro hacia un nuevo liderazgo. Si bien se sabía que Amano estaba preparando su renuncia, su muerte sorprendió a muchos observadores.

La subdirectora general Mary Alice Hayward, exfuncionaria del Departamento de Estado de EE.UU., se desempeñará temporalmente como directora interina mientras la secretaría del OIEA se comunica con sus Estados miembro, según la oficina de prensa.

Se espera que el Coordinador Principal de Políticas del OIEA, Cornel Feruta, así como el Embajador de Argentina, Rafael Mariano Grossi, participen en la carrera para reemplazar a Amano. La Junta de Gobernadores del Organismo, de 35 países y que está programada para reunirse nuevamente en septiembre, estará a cargo de programar una votación.

Momento crítico

El vacío de liderazgo llega en un momento crítico para los inspectores del OIEA, a medida que las tensiones con Irán aumentan tras el retiro de EE.UU. del acuerdo nuclear de 2015, conocido como el Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC).

Los inspectores de la agencia continúan revisando el material para obtener nueva información sobre las actividades de armas previas de Irán, por lo que algunos miembros aseguran que Amano nunca debió haber cerrado la investigación inicial del Organismo. Además, los laboratorios de la institución evalúan muestras ambientales tomadas de un almacén en el que presuntamente se almacenó material radioactivo que puede no haber sido declarado.

“Me entristeció escuchar del fallecimiento prematuro del director del OIEA, Yukio Amano”, publicó el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohammad Javad Zarif, en Twitter. “Fue un partidario incondicional del PAIC desde su inicio, y esperamos que su sucesor siga el mismo camino”.

Ahora dependerá de ese sucesor decidir si las conclusiones de los inspectores justifican un informe de la Junta del OIEA.

“Lo que más importa es designar a un director general que tenga el carácter, las habilidades políticas, la integridad y la sabiduría para defender el estado de derecho en la esfera nuclear”, asegura Peter Jenkins, exembajador del Reino Unido ante la agencia con sede en Viena. “También debe ser un buen comunicador”.

Amano desempeñó un papel fundamental en varios de los desarrollos internacionales más importantes de la última década. Dirigió la investigación del OIEA sobre la historia nuclear de Irán después de asumir el cargo en 2009. Después de la fusión nuclear de Fukushima dos años después, la agencia de Amano estuvo a cargo de evaluar el impacto internacional del accidente y redactar nuevas normas de seguridad.

Supervisó las investigaciones que detallaron las dimensiones militares del trabajo nuclear de Irán antes de emitir el informe que puso fin a la investigación activa del OIEA y permitió que el acuerdo nuclear de 2015 con las potencias mundiales entrara en vigor. Ese acuerdo entre Irán y las potencias mundiales dio a los inspectores del OIEA el sistema de verificación más robusto en todo el mundo, afirmaba a menudo.

Uno de los legados pasados por alto de Amano puede ser la batalla contra el control del cáncer, que dirigió desde el principio de su mandato. Dio más de 100 discursos en los que habló sobre el aumento del cáncer y cómo las tecnologías médicas nucleares podrían ayudar a controlar la enfermedad.

“El cáncer sigue siendo un foco clave de nuestro trabajo”, dijo Amano en junio. “La coordinación interna en toda la agencia se ha mejorado mediante la adopción del enfoque unificado para el control del cáncer”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada