Giro en el culebrón Neymar

El 28 de mayo, Antonio Ruiz contaba en la Cope que el Atlético de Madrid tenía “muy avanzadas” las negociaciones para fichar a Mario Hermoso, del Espanyol. El 7 de julio, el mismo reportero anunció en la misma emisora que el Atlético daba por perdido a Hermoso este verano y la intención era incorporarlo en 2020, una vez expirado su contrato. Las negociaciones se tuercen, la vida da muchas vueltas, contamos la información a día de hoy y todas esas cosas que ustedes se saben mejor que yo.

El 18 de julio, cuando el Atlético de Madrid hizo oficial la llegada de Hermoso, ¿cuál de las dos cosas creen que recordó Cope a través del twitter de ‘El partidazo’? Exacto, esa.

Este derroche de confeti en las redacciones suele despistar a los lectores, que creen que la cosa va con ellos. Recuerdo a un jefe que, durante mi breve etapa en la prensa económica, preguntó a uno de mis compañeros si sabía para quiénes escribíamos. “Para el sector”, respondió el redactor, que fue corregido de inmediato por el jefe: “Para la competencia, escribimos para la competencia”. Por eso se saca pecho. Citando una vez más a Mario Balotelli (quién nos lo iba a decir), hay que festejar que la carta ha llegado a su destino. Da igual que sea después de haber puesto fichas a rojo y a negro. Total, de eso la gente no se acuerda.

La semana pasada, al recordar brevemente el historial delictivo de Manu Carreño desde su llegada a ‘El larguero’, citábamos la presunta llegada de Hazard al Real Madrid en el último mercado de invierno. No fue la única primicia que nos brindó Manu aquella noche. También nos desveló que Neymar llegaría al Santiago Bernabéu en este verano de 2019: “Todos sabemos que el gran objetivo es Neymar y que el verano que viene Neymar vestirá de blanco. No hay nadie que lo dude no ya en Madrid, creo que ni en París”.

El 6 de junio, antes de irse de vacaciones, Carreño nos contaba sus últimas averiguaciones sobre el regreso del brasileño a la Liga. Y resulta que Neymar, ese que todos sabíamos que iba a vestir de blanco, está ahora “como loco” por volver al Barça. A rojo y a negro.

Si tomamos la prensa deportiva española como una gran novela por entregas, es curioso comprobar el giro argumental de la trama de Neymar. Casi desde que aterrizó en París se ha hablado de él como un posible fichaje de Florentino Pérez, pese a que la operación era absolutamente inabordable. Y ahora que el jugador ha dejado claro que quiere marcharse, el Real Madrid desaparece de casi todas las ecuaciones. El fotomontaje de Neymar con la camiseta blanca ha servido para rellenar tertulias durante más de un año y medio y, de repente, se abandona como si nada.

En la otra trinchera sucede justo lo contrario. ‘Sport’, que se despidió de él en portada con un “¡Hasta nunca”, no parece muy incómodo con su regreso. Y Lluís Mascaró, que hace unos meses se oponía no sólo al regreso de Neymar sino también al fichaje de Antoine Griezmann (“Neymar y Griezmann no son el futuro del Barça”), hace ya sus cábalas sobre cómo podrían encajar “los cuatro fantásticos” en el once de Ernesto Valverde. Algo de razón tenía mi compañero: a veces uno escribe pensando en los directivos del sector que le van a leer.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada