‘Paseando pola Ribeira Sacra’, la arcilla de la comarca como homenaje a los alfareros y al escultor Acisclo Manzano

La comisaria de la exposición, Ehlaba Carballo, el alcalde de Xunqueira, Carlos González y el escultor Acisclo Manzano.

La exposición ‘Paseando pola Ribeira Sacra’ pretende ser un doble homenaje a una tierra de alfareros como es Niñodaguia-Xunqueira de Espadañedo, al gran escultor de la tierra Acisclo Manzano y a las tierras de la Ribeira Sacra. La exposición está comisariada por Ehlaba Carballo y elaborada principalmente con terracota o arcilla cocida del área de Niñodaguia.

‘Paseando porla Ribeira Sacra’ está compuesta por veinte obras de arcilla, correspondientes a la colección privada de Acisclo Manzano. Manzano afirmó que, en su caso, no buscó la inspiración para hacer este trabajo, sino que fue algo que salió “espontáneamente. Todos son recuerdos de ochenta años hasta el día de hoy”. Representan diferentes etapas de su carrera artística y su vida. Manzano considera “muy exitoso” el marco en el que se lleva a cabo la exposición, en el que están sus obras “muy bien integradas, como si estuvieran aquí toda su vida”.

Acisclo Manzano estuvo acompañado en la presentación por la comisaria de la exposición, Ehlaba Carballo, del escritor Luis González Tosar, el vicepresidente adjunto, Armando Ojea, el alcalde de Xunqueira, Carlos González y la historiadora María Victoria Carballo Calero.

Las ‘cantareiras’ de la Asociación Cultural Os Xuncos, llamadas ‘Xunquereteiras’ fueron las encargadas de inaugurar la jornada festiva en una sala llena hasta la bandera.

La exposición permanecerá en el Monasterio de Xunqueira de Espadañedo hasta noviembre, como una contribución más para lograr la declaración de Patrimonio Mundial por la UNESCO. Por el momento, Acisclo ya tiene “un Cristo instalado en el monasterio de San Pedro de Rocas”. Y está dispuesto a que las piezas que forman parte de la exposición, sean todas de la Sagrada Ribeira.

Cuenta con una escultura de grandes dimensiones, casi tres metros, mientras que las otras son de pequeño formato, dadas las condiciones del claustro habitual del monasterio de Santo Mar i Xunqueira de Espadañedo.

“Fui invitado a exponer aquí y para mí es un orgullo y una satisfacción poder hacerlo en un monasterio que se encuentra en el corazón de Ribeira Sacra”, dijo Acisclo Manzano.

En el contexto de la motivación, las esculturas reproducen las formas que caracterizan al artista a lo largo de su carrera, como los escorzos y relieves.

PRIMERA EXPOSICIÓN

Acisclo Manzano realizó su primera exposición en el Liceo de Ourense en la década de 1960, pero ha estado trabajando desde que tenía 12 años. Fue galardonado con el primer premio a los 20 años. En 1970 fue galardonado con el Premio Otero Pedrayo. Es miembro de la Royal Academy of Arts.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada