Gentiloni aboga ante Macron por “uniformar” el sistema de asilo en Europa

El presidente francés, Emmanuel Macron (dcha), saluda al primer ministro italiano Paolo Gentiloni, a su llegada a la exposición "Lumiere! l'Invention du Cinema", en Lyon, Francia, el 27 de septiembre del 2017.

El presidente francés, Emmanuel Macron (dcha), saluda al primer ministro italiano Paolo Gentiloni, a su llegada a la exposición “Lumiere! l’Invention du Cinema”, en Lyon, Francia, el 27 de septiembre del 2017.

El primer ministro de Italia, Paolo Gentiloni, abogó hoy ante el presidente de Francia, Emmanuel Macron, por “uniformar” el sistema de asilo en la Unión Europea (UE), porque a su juicio “no es posible que haya 27 maneras de asilo diferentes en Europa”.

“Tenemos que trabajar acerca de la integración, los regresos voluntarios de los que no tienen el derecho de asilo, de uniformar el asilo en la escala europea, porque no es posible que haya 27 maneras de asilo diferentes en Europa”, dijo el jefe de Gobierno italiano en Lyon (sureste de Francia), donde se reunió con Macron.

Actualmente, el derecho de asilo en Europa se rige por el llamado sistema de Dublín, que establece que salvo excepciones es el primer país al que entra un inmigrante el encargado de gestionar si es merecedor o no de estatuto de refugiado.

“No es posible que lo que se considera como una de las mayores preocupaciones de nuestras conciudadanos, no lo sea en el ámbito político de la UE”, refirió Gentiloni.

Italia está especialmente preocupada por la presión de inmigrantes que sufre procedente de Libia.

Durante el primer semestre de 2017, fueron 83.752 las personas llegaron a las costas italianas, una cifra similar a la del mismo periodo de 2016.

En su ambicioso discurso del martes sobre la refundación de la UE en la universidad de La Sorbonna (París), el presidente francés propuso la creación de una oficina europea de asilo y de una policía europea fronteriza, además de un programa europeo de formación e integración de los refugiados.

En el plano bilateral, Macron aclaró que está “plenamente comprometido” a ejecutar la línea de alta velocidad entre Lyon y la ciudad italiana de Turín, aunque no aportó plazos.

La cumbre de hoy también sirvió para rebajar la tensión empresarial entre ambos países después de que se llegase a un acuerdo con el grupo italiano de construcción naval Fincantieri para el control de los astilleros STX France, que el Estado galo los había nacionalizado el pasado 27 de julio para blindarlos de una compra.

Fincantieri controlará finalmente el 51 % de los astilleros franceses, que serán reflotados después de una gestión surcoreana que los había dejado en proceso de bancarrota.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada