España pujará por un puesto ejecutivo en el BCE sin desvelar su candidato

El ministro de Educación, Cultura y Deporte y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros el 17 de noviembre.

El ministro de Educación, Cultura y Deporte y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros el 17 de noviembre.

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, señaló hoy que España pujará por un puesto en el comité ejecutivo en el Banco Central Europeo (BCE) el próximo mes de mayo pero no desvelará quién será el candidato.

“En estos momentos, lo que contemplamos es volver al comité ejecutivo del Banco Central Europeo (…). Primero tenemos que obtener ese cargo, que es importante, insisto, y luego pondremos a la persona”, declaró en Bruselas el portavoz del Gobierno y titular de Educación, en los márgenes de un consejo de ministros de Juventud, Educación, Cultura y Deporte.

Méndez de Vigo señaló que España primero peleará el puesto y después atribuirá la plaza y no al contrario porque “habría expectativas que podrían quedar frustradas”.

“El puesto en el comité ejecutivo en el Banco Central Europeo es muy importante”, dijo el portavoz del Gobierno, que reiteró que el ministro de Economía, Luis de Guindos, no optará a sustituir al holandés Jeroen Dijsselbloem como presidente del Eurogrupo el próximo 4 de diciembre.

El comité ejecutivo del BCE está compuesto en la actualidad por su presidente, Mario Draghi, por su vicepresidente, Vítor Constâncio, y por un miembro francés, Benoît Coeuré, una alemana, Sabine Lautenschläger, un belga, Peter Praet, y un luxemburgués, Yves Mersch.

En 2012, España presentó al candidato Antonio Sáinz de Vicuña, que ejercía como director de los servicios jurídicos del BCE, como aspirante a sustituto del saliente José Manuel González-Páramo, pero el puesto finalmente fue para el gobernador del Banco de Luxemburgo, Yves Mersch.

“Fue la voluntad que tuvieron algunos, que eran la mayoría, de tener en el comité ejecutivo del BCE a tres países que fueran triple A y a tres que no lo fueran. Si España hubiera entrado, habrían sido 4-2. Pero es verdad que los mismos que propiciaron eso hoy saben que España tiene que volver ahí y yo estoy bastante convencido de que lo estará”, dijo el portavoz del Gobierno.

Méndez de Vigo insistió en que en 2012 “había una voluntad política de reunir a tres ‘triples A’ (máxima nota que atribuyen las agencias de calificación a la deuda soberana) y a tres que no lo eran”.

“Nos tocó a nosotros porque se había elegido antes a Portugal. Esa es mi versión de las cosas”, dijo el ministro, que entonces era secretario de Estado de Asuntos Europeos y vivió la negociación “en primera persona”.

De cara a la puja por ese puesto, y tras el pinchazo ayer de Barcelona como nueva sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), Méndez de Vigo agregó que “España tiene un enorme capital político en la Unión Europea” porque siempre ha trabajado por la “construcción europea” y ha demostrado que sabe superar los “desafíos” como la reciente crisis económica.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada

Etiquetas: