Foro 'Mujer, empresa y formación" dentro del 50 aniversario de Aloya

Nuria Chinchilla, directora de la cátedra Mujer y Liderazgo de IESE Business School: “La mujer-madre ha sido el agente de cambio que ha facilitado la flexibilización en la empresa”

“Aloya Empresas ofrece una excelente oportunidad para mejorar el vículo con las empresas y promover sinergias entre el tejido empresarial y nuestro centro”, dijo la directora del Centro Estefanía Martínez-Brocal

Nuria Chinchilla durante su conferencia en el Foro.

Nuria Chinchilla durante su conferencia en el Foro.

‘Mujer, empresa y formación’, el foro organizado por el Centro de Estudios Superiores de Aloya, ha interesado a más de 300 personas que asistieron esta tarde, en la sede de Afundación, en Vigo.

El foro analizó el rol de la mujer en el entorno empresarial actual. Además, Aloya presentó el nuevo programa que ha puesto en marcha para estrechar los vínculos de la entidad con el mundo empresarial.

“Aloya Empresas ofrece una excelente oportunidad -dijo la directora del Centro Estefanía Martínez-Brocal– para mejorar el vículo con las empresas y promover sinergias entre el tejido empresarial y nuestro centro. Lo que les ofrecemos es el diseño de cursos a la carta y diferentes actuaciones de formación continua para profesionales innovadores capaces de desarrolar un trabajo colaborativo e innovador”.

Durante el foro, intervino Nuria Chinchilla, profesora, investigadora y directora de la cátedra Mujer y Liderazgo de IESE Business School que disertó sobre ‘Mujer y Liderazgo: agente de cambio en nuestra sociedad”. Chinchilla reflexionó sobre cómo apoyar el desarrollo del talento femenino, identificando los frenos e impulsores que lo rodean.

Público asistente y autoridades.

Público asistente y autoridades.

Según la profesora e investigadora Nuria Chinchilla: “Existen dos tipos de techos que las mujeres debemos superar para eliminar las barreras que siguen existiendo en la actualidad. Uno de ellos es el techo de cristal, que es le que se nos impone a las mujeres desde el exterior y viene provocado por los horarios rígidos de los empleos, la imposibilidad de conciliar el trabajo y la familia y también ciertos estereotipos masculinos. Pero, además, existe el llamado techo de cemento, que es autoimpuesto por la propia mujer y que incluye todas aquellas barreras internas que tienen que ver con la falta de confianza y el miedo al fracaso y, que, en muchas ocasiones derivan en optar por no promocionar la trayectoria profesional”.

En su opinión, el mundo actual requiere del talento femenino para seguir avanzando con estructuras y estilos a la medida del hombre y de la mujer de hoy que humanicen la sociedad ya que, la sostenibilidad de nuestras sociedad requiere reconciliar trabajo, familia y vida personal. “La mujer-madre ha sido el agente de cambio que ha facilitado la flexibilización en la empresa, al estar legitimada por ley para hacerlo, demostrando que no solo es posible, sino que puede incluso ser más productivo”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada