Nuria Chinchilla, directora Centro Internacional Trabajo y Familia del IESE: “Hay gente que traga mucho oxígeno y solo expele CO2”

IMG_0070

La profesora del IESE Nuria Chinchilla, en Vigo.

Habla rápido como su pensamiento. Siempre lo dice sonriendo y rápido, muy rápido pero claro. Sus símiles o imágenes son muy plásticas y están muy reflexionadas. Maneja conceptos de antropología, ética y psicología para hacer comprensible el mundo empresarial. Su capacidad de síntesis también es sombrosa.  

Viene a Vigo al cincuenta aniversario del Centro Superior de Estudios Aloya del que dice que es “un centro de altísimo nivel”. Prefiere ser presentada primero como madre, esposa y, después, directora del Centro Internacional Trabajo y Familia del IESE Business School-Universidad de Navarra. La profesora Nuria Chinchilla está totalmente dedicada a formar en el liderazgo para que la empresa, “la institución que, hoy por hoy, más impacta” en las personas, influya positivamente y a su vez lo haga en la familia y en la sociedad.

Chinchilla observa “momentos de verdad en las empresas” que dificultan la igualdad de las mujeres con los hombres. Por eso, habla de un “techo de cristal” y que concreta, entre otros momentos, en la selección del personal. “Los hombres como las mujeres intentan traer hacia sí lo más parecido a sí mismos. Los hombres llegan más arriba en la selección, promoción, formación y evaluación.  Al hombre se le valora más por lo conseguido, mientras que a la mujer por la forma en que lo consiguió. A ellos para potenciar el futuro y a ellas por lo conseguido pero sin mirar al futuro”.

El “techo de cemento”, explica, “nos lo autoimponemos nosotras. Es difícil romperlo. Tiene que ver con la misma autoestima. También con el mayor perfeccionismo. Como consecuencia, la mujer tiene menos capacidad de delegar porque parece que lo hacemos mejor nosotras y más rápido. Tenemos menos capacidad de negociación, cuando es para una misma. Para los demás, negociamos bien, pero para una misma se rebaja”.

Señala la profesora Nuria Chinchilla que las mujeres hacen poco ‘networking’. “Dedican poco tiempo a hacer ese trabajo de relaciones que le ayudaría a ascender en una compañía. El hombre lo hace mucho más. La mujer siempre tiene algo que hacer (hijos, preparar la cena, salir con amigas)”.

Al escribir en ‘quién soy’ dice que su intención es “aportar un poco de oxígeno a la empresa, la familia y la sociedad”.

Al escribir en ‘quién soy’ dice que su intención es “aportar un poco de oxígeno a la empresa, la familia y la sociedad”.

Esto lo expuso la profesora Chinchilla en la conferencia con más detalle. Ahora se centra la conversación en su blog. Al escribir en ‘quién soy’ dice que su intención es “aportar un poco de oxígeno a la empresa, la familia y la sociedad”.

“Todos queremos dejar un mejor mundo del que hemos encontrado. Por lo menos los que tenemos una misión en la vida y tenemos claro para qué estamos aquí. En mi caso, trabajando en el IESE, una de las mejores escuelas de negocio del mundo, es una atalaya para ayudar a muchos y de hecho se está haciendo en más de 20 países. Estamos trabajando para que las empresas, al mismo tiempo que más productivas, sean más humanas y más sostenibles en el tiempo. Porque al final, sociedad, empresa, familia y persona es lo mismo. La persona está en el centro de un triángulo en constante evolución. Toma decisiones, es padre a un rato político a otro. Todo esto son las áreas de la vida en que nos desenvolvemos, pero, al final, tenemos que tomar decisiones correctas o con amplitud de miras o bien lo que hacemos es contaminar más a la sociedad”.

“Hay gente que traga mucho oxígeno y solo expele CO2. En cambio, otros tragamos CO2 y expelemos oxígeno. Es como hacer la fotosíntesis, como las plantas de noche. Esto en un tema que tratamos de hacerlo a través de la formación de directivos y empresarios, gente con poder, o directivas, empresarias o consejeras que es lo que últimamente trabajo más”.

VALORES Y ECOLOGÍA HUMANA

“Mi blog se llama Valores y Ecología Humana. Esto es, habla de valores pero parece que no hablamos de ellos sino de valoraciones. Al final decimos, no, esta es tu opinión…, no la mía es otra… No. Los valores son objetivos. Es todo aquello que nos hace crecer como personas, como familia, como empresa, como sociedad. Lo que no nos hace crecer, no son valores. Son antivalores o contravalores, por mucho que le guste a alguien. Esa será su valoración objetiva” explica con una tremenda seguridad.

Es una ecología humana bien enfocada. “Ecología Humana porque nace después de haber visto, durante muchos años, la inversión que se ha hecho en el tema del medio ambiente, de la ecología del medio ambiental. Me parece tan importante esto… Pero más me parece todavía la Ecología Humana. Es decir, estamos machacando a los humanos… En cambio, estamos favoreciendo a los animales. Y es o, no y. Pero no nos olvidemos de la persona humana. Muchas cosas que están haciendo hoy en día… mecanizando a las personas, haciéndolas cosas, o animalillos, porque hay que tenerlos contentos…dándoles azucarillo de vez en cuando… Pero eso no es hacerlas crecer como personas ni hacerlas más libres ni más sostenibles como personas”.

IMG_0061

Antes que recurso humano, la profesora Chinchilla prefiere hablar de Capital humano. “Odio la palabra recurso humano. Si acaso, hablemos de humanos con recursos. Al final las palabras van haciendo realidad y… hablamos de capital humano en la empresa. Porque la empresa es la institución que, hoy en día, impacta más en la vida de la gente”.

LIDERAZGO

Llama la atención en su blog que las entradas de liderazgo sean 127, mientras que las de liderazgo femenino son 13. “El liderazgo es para todos, hombres y mujeres. Pero hay una serie de características que son más específicas de las mujeres… Biológicamente, somos distintos. Esto ya no hay quien lo dude. La Ciencia nos ha dado la razón a los que llevábamos 20 años diciendo esto. Pero, como somos distintos, también es cierto que tenemos una tendencia hacia el cuidado, hacia las emociones de los demás, a anticipar consecuencias de las acciones… Y los hombres tienen otro liderazgo más enfocado hacia la estrategia, a la eficacia a corto [plazo] sin percatarse de las consecuencias… Por tanto, el liderazgo es para todos pero hay algo que la mujer puede aportar sobre todo en este siglo XXI en el que ya todas las nuevas generaciones quieren flexibilidad porque la digitalización nos da la posibilidad de esta bilocación, de estar aquí y allá al mismo tiempo”.

IGUALDAD DE “OPORTUNIDADES”

“A mí me gusta hablar de igualdad… de oportunidades. La igualdad es imposible en el día a día porque somos diferentes. Lo que hay que hacer es trabajar desde la diferencia para conseguir la igualdad de oportunidades. Pienso que estamos avanzando muchísimo porque hace unos cuando años no se hablaba del tema. Ahora no se para de hablar… Hay incluso una huelga el día 8 [de marzo] aunque se mezclan churras con merinas… Creo que estamos equivocando el medio para mejorar la realidad de la mujer…, pero hemos mejorado mucho. Hablábamos antes de un 30% de brecha laboral ahora estamos hablando de un 14%, sabiendo que hay mucho de complementos (nocturnidad, siniestralidad…), para los hombres. Siempre hay mucho que mejorar, pero hay un gran avance que ya hemos hecho. En consejos de administración, en 2002, estábamos [las mujeres] en un 2% y ahora, en empresas del Ibex, estamos en un 24%, en 16 años. Me parece que es un avance brutal. Hay gente que lo ve en negativo porque lo quiere todo ya. Creo que eso se llama revolucionar y la revolución siempre tiene su efecto boomerang. Lo que hay que hacer es ir en crecimiento orgánico. Orgánicamente estamos mejorando la realidad, pero no sólo de las mujeres, sino de todos. Cuando mejoramos la posición de una mujer en cualquier sociedad, mejora todo… la posición de los niños, de los hombres y de las familias que, al final, es lo que es sociedad.

CAPITAL HUMANO

Antes que recurso humano, la profesora Chinchilla prefiere hablar de dirección de personas. “Odio la palabra recurso humano. Si acaso, hablemos de humanos con recursos o dirección de personas. Al final las palabras van haciendo realidad y… hablamos de capital humano en la empresa. Porque la empresa es la institución que, hoy en día, impacta más en la vida de la gente. Son los que te pagan…, cuánto dinero y cuánta energía te llevas a casa. Cuánto tiempo te queda para cuidar de los que de verdad quieres. Pueden ser mayores o menores, el esposo o la esposa… o tus amigos. Ese tiempo te lo está dejando al final la empresa. Por eso, la empresa me parece importantísima y tenemos que ayudar a que los que la dirigen sean personas con capacidad para tomar decisiones correctas. Que no solamente acertadas. La decisión correcta es aquella que anticipa consecuencias en todos los ámbitos y, a partir de ahí, la toma. A lo mejor, al final, no has acertado pero la has tomado de modo correcto. Es sostenible en el tiempo y vamos a no tener personas quemadas sino personas comprometidas.

IMG_0076

“A mí me gusta hablar de igualdad… de oportunidades. La igualdad es imposible en el día a día porque somos diferentes. Lo que hay que hacer es trabajar desde la diferencia para conseguir la igualdad de oportunidades”.

CONCILIACIÓN

“Conciliación es una palabra que no aparece en España hasta el año 99, cuando se hace la primera ley de conciliación y se habla de la conciliación de la vida familiar y profesional. Yo creo que fue un hito importante…, pero la palabra conciliar significa poner de acuerdo contrarios. Y a mí me gusta más, integrar la vida. Una sola línea de vida y no tres ni cuatro ni cinco…en contra. Son dos ámbitos de la vida, trabajo y familia, en los que nos desarrollamos como personas y que se enriquecen mutuamente. Por tanto, me gusta más hablar de integrar…”.

Para conciliar la vida hay que primero conciliar con uno mismo. Por eso el libro ‘Dueños de nuestro destino’ que hace ya unos  cuantos años que tenemos editado en varios idiomas. Para conciliar, primero tú, porque si tú no eres consciente de lo que puedes hacer, para lo que estás aquí, competencias…, misión…, no puedes negociar con la empresa. Siempre serás una víctima del sistema que es lo que pasa tantas veces… El malo es el de arriba, el malo es el político, el empresario… ¡Perdón! Parte del problemas eres tú que no te sabes dirigir a ti mismo, priorizar ni tener una agenda. También la conciliación es cosa de dos como mínimo. Cuando estamos en familia, no es solamente una persona, sino todos los que tenemos que conciliar para construir ese hogar”.

HORARIOS

“Los horarios en España es el gran reto. Hace ya muchos años que estamos hablando del tema. Finalmente se puso de acuerdo el Parlamento español y también el catalán. Yo he estado metida en varias asociaciones de Sociedad Civil para conseguir esos cambios. Una es Arhoe, Asociación para la Racionalización de los Horarios, en Madrid y otra es la de la Reforma Horario en Cataluña. Las dos van a diferentes ritmos pero avanzando sobre todo en la pedagogía. Creo que la pedagogía está hecha: la gente lo que quiere son horarios más racionales, más europeos. Quiere que primero cambiemos el horario solar para que estemos donde tenemos que estar… y no con Alemania. Luego, también que adelantemos la hora de comida y volvamos a casa antes o a donde queramos, pero que haya tiempo para la vida personal. Hubo un momento en Cataluña que estuvimos a punto de cerrar un acuerdo… todo el Parlamento estaba de acuerdo, además los de todos los colores. Luego pasó lo que pasó… y está de nuevo paralizado. Pero ya hemos hecho medidas cuadrangulares con los sindicatos, los empresarios…en diferentes palancas del cambio que son todos los sectores… con el experto… Hemos hecho estudios suficientes, tenemos también una ley posible para sacar adelante para mejorar todo esto de golpe. Porque no puedes hacer que unos sí y otros no. Aunque ya hay empresas, sobre todo las industriales que están haciendo horarios europeos y que se van a casa a las 5.

IMG_0079

“Una empresa sostenible -dice a modo de mensaje para nuestros lectores empresarios- que quiera ir a máximos, o trabaja con personas completas o nunca llegará a máximos. Irá a esos mínimos de cumplimiento, de cumplo-y-miento. Porque cuando se trata a las personas como máquinas cortoplacistas, la cosa no sale”.

RESPONSABILIDAD FAMILIAR CORPORATIVA

“En el año 2002, acuñé el término ’empresa familiarmente responsable’ porque la traducción directa del americano ‘Family friendly’, que quiere decir amistosa, me parece poco serio… No, hay que responder… Y ante una realidad que no tiene nada que ver con la de hace 50 años… ahora hombre y mujer salen a trabajar y ¿quién se queda en casa? Hay que empezar a pensar en todos estos temas… de forma mucho más realista. Sobre todo porque los empleados, si son de verdad ‘partness’ y van a estar hasta que quieran… y no son esclavos ni es gente que esté enganchada… Yo cuando hablan de atraer y retener, odio también la palabra retener porque, aunque sea con cadenas de oro, no quiero que me retengan. Yo prefiero que me fidelicen. Fidelizar viene desde la libertad porque me interesa el proyecto y si no, me marcharé. Es importante entender esto para comprender el término ‘Responsabilidad Familiar Corporativa’. Doné a la Fundación Más Familia el concepto de Empresa Familiarmente Responsable que tiene un certificado para poder hacer un diagnóstico a las empresas… La investigación sigue adelante en el IESE desarrollando la   Responsabilidad Social Corporativa, RSC.  Empresa Familiarmente Responsable es la RSC pero hacia adentro por antonomasia. Si quieres ser Socialmente Responsable, lo más importante y lo más cercano -la caridad empieza por los más próximos-, a los empleados y a su familia. Hace tiempo, en américa, que se habla de la familia del empleado. RSC es el empeño que tienen las empresas serias en hacer no solamente las políticas de conciliación sino estilos directivos de liderazgo que permitan que la gente tenga esa flexibilidad cuando la necesita, y en la cultura, que esa empresa tenga una cultura de valores que tenga la familia como parte de esa misión”.

AL MUNDO EMPRESARIAL

“Una empresa sostenible -dice a modo de mensaje para nuestros lectores empresarios- que quiera ir a máximos, o trabaja con personas completas o nunca llegará a máximos. Irá a esos mínimos de cumplimiento, de cumplo-y-miento. Porque cuando se trata a las personas como máquinas cortoplacistas, la cosa no sale. Cuando el trabajo es con personas completas con sus necesidades y con la flexibilidad necesaria acabamos, no solo a largo sino también a medio y corto plazo, con la creatividad, con el interés y el compromiso de esas personas que hacen que la empresa crezca.

Chinchilla explica su regla de las tres efes de las que deriva de cada una tres ces. “Las tres F. Cuando estuve de candidata de España para una comisión de la ONU, en 2012, mi discurso era: si queremos sociedades sostenibles, necesitamos conjugar o, por lo menos, utilizar las tres F. Son los tres criterios necesarios. La F de Feminidad. Necesitamos abrir el ojo femenino. Con el ojo masculino tenemos solamente la mitad de la realidad y además no podemos enfocar bien, necesitamos los dos juntos y de la mano. La feminidad nos da las dos C, Complementariedad y el Cuidado. La segunda es la F de Familia. Cuando legislamos, pensando que somos individuos que no tenemos nada más alrededor, estamos fallando mucho porque la familia es lo que hace que sea sostenible, tanto cuando legislamos como cuando dirigimos personas, tenemos en cuenta que forma parte de una familia. Esto nos lleva a dos C, la Corresponsabilidad; en casa, si convivimos y trabajamos juntos, se ve que la corresponsabilidad vale la pena; y la C de Competencia, en la casa se desarrollan competencias de los padres y los hijos para eso hay que quererlos y poner energía y ganas. La última es la F de Flexibilidad, todo lo que está vivo requiere flexibilidad y mucho más las personas. Hay que dirigir desde la flexibilidad a las personas con necesidades cambiantes en las diferentes etapas de la vida. Esa flexibilidad nos va a llevar a dos C, el Compromiso de la gente y la C de Confianza. Si no tratamos a la gente con esa flexibilidad no va a haber confianza y sin confianza no hay mercado y no hay futuro. Con estas tres F vamos a ser más sostenibles, productivos y más humanos”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
21