La comunidad internacional recauda 11.000 millones de dólares para Líbano

El primer ministro libanés, Saad Hariri (i), dialoga con el presidente francés, Emmanuel Macron, el 6 de abril de 2018 en París.

El primer ministro libanés, Saad Hariri (i), dialoga con el presidente francés, Emmanuel Macron, el 6 de abril de 2018 en París.

La comunidad internacional prometió este viernes más de 11.000 millones de dólares en donaciones y préstamos para reactivar la economía de Líbano y reforzar la estabilidad de ese país, amenazado por crisis regionales.

Estos fondos, destinados a financiar proyectos de inversión en los próximos cinco años, fueron anunciados por Estados y organizaciones internacionales durante una conferencia internacional en París.

“Esta conferencia de trabajo fue fructífera (…) En total, permitió movilizar un poco más de 11.000 millones (de dólares)”, declaró el presidente francés, Emmanuel Macron.

“Comienza un proceso para modernizar nuestra economía, rehabilitar nuestras infraestructuras y liberar el potencial del sector privado para obtener un crecimiento duradero y empleos para los libaneses”, aseguró por su parte el primer ministro libanés, Saad Hariri.

El Banco Mundial prometió más de 4.000 millones de dólares en los próximos cinco años en préstamos, mientras que Arabia Saudita se comprometió a renovar una línea de crédito de 1.000 millones de dólares, en una señal de su compromiso con Líbano pese a sus preocupaciones recurrentes sobre la influencia creciente de Irán en ese país.

Del lado europeo, Francia prometió 550 millones de euros, Holanda 300 millones, Reino Unido 130 millones e Italia 120 millones. La Unión Europea contribuirá con 150 millones de euros, según el embajador de Francia en Líbano, Bruno Foucher.

LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN

Los temores de una crisis económica se ciernen sobre este pequeño país del Medio Oriente cuya economía se ha sumido en una crisis desde el comienzo del conflicto en la vecina Siria y la afluencia de más de un millón de refugiados.

La economía libanesa crecía a una tasa anual promedio del 8% antes de la guerra en siria en 2011 y colapsó al 1% desde entonces, dijo Hariri. “La pobreza y el desempleo han aumentado significativamente y las exportaciones han caído en un tercio”, detalló.

“Líbano no es una isla. Está sufriendo todos los efectos de las tensiones regionales y de la crisis siria. Está luchando contra el terrorismo en sus fronteras y dentro de ellas, con más de un millón de refugiados”, señaló el ministro francés de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian, al abrir la conferencia.

“En este esfuerzo, Líbano no podrá triunfar solo (…) No se trata únicamente de la estabilidad de Líbano, sino de la estabilidad de la región y del mundo”, apuntó Saad Hariri.

“Somos un país pequeño, enfrentamos enormes desafíos, políticos, económicos y de seguridad. Estos desafíos se ven acentuados por la guerra siria y la crisis de los sirios desplazados en Líbano”, agregó. Los refugiados representan un cuarto de la población de Líbano.

Hariri se comprometió por su parte a “luchar contra la corrupción” en su país, modernizar el funcionamiento de los mercados públicos y favorecer una mejor “gobernanza fiscal”.

Según estimaciones, Líbano necesita 23.000 millones de dólares en los próximos 12 años.

Un total de 37 Estados y 14 organizaciones internacionales y regionales (FMI, Banco Mundial, UE) se dieron cita para esta conferencia, organizada un mes antes de las elecciones legislativas del 6 de mayo en Líbano.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada