Los trajes de flamenca no escapan a las tendecias

Un grupo de jóvenes vestidas de flamencas.

Un grupo de jóvenes vestidas de flamencas.

Trajes con mangas cortas y con talles altos y la alta bisutería artesanal para los complementos son algunas de las novedades de la indumentaria flamenca femenina para la Feria de Abril de Sevilla 2018.

La presidenta de la Asociación de Diseñadores de Moda Flamenca de Andalucía “Mof&Art”, Pilar Vera, ha explicado que ahora más mujeres prefieren trajes innovadores con la tendencia de esta temporada, modelos con mangas cortas, y el uso de alta bisutería, especialmente en los pendientes.

A esa tendencia se añaden transparencias en los trajes de doble pieza o vestidos con pasacintas que Pilar Vera ha incluido en su colección de este año.

Según esta diseñadora, en esta temporada de feria, los complementos, populamente llamados “avíos”, que han adquirido protagonismo son los pendientes artesanales “de más categoría”, como los de pedrería volcánica o los de láminas lacadas en forma de flores u ovaladas, conjuntados con el color del vestido, y ha subrayado que ahora la gente prefiere la alta bisutería.

Pilar Vera se ha referido también a otros complementos, como los mantoncillos, que en la feria de este año se llevarán con bordados florales.

Una mujer vestida de flamenca pasea por la Feria de abril de Sevilla en una edición pasada.

Una mujer vestida de flamenca pasea por la Feria de abril de Sevilla en una edición pasada.

La creadora ha declarado que el sector de la moda flamenca ha experimentado una recuperación lenta, que ha calificado de “pequeño repunte”, ya que en su mayoría la gente ya no tiene el nivel adquisitivo que tenía antes de la crisis económica.

Por su parte, Pitusa Gasul, otra diseñadora de Mof&Art, coincide en declaraciones a Efe en que este año las mujeres han buscado la comodidad y se ha observado un alza en la demanda de trajes más sencillos con respecto al año anterior, con talles altos, y con los que poder combinar más mantones.

Gasul ha destacado además que su producción para este año recupera el estilo de los años noventa, con vestidos fruncidos, de nesgas -ensanches para dar vuelo- desde la cintura y de colores vivos.

La diseñadora ha explicado que anualmente los creadores presentan sus vestidos en pasarela pero sus tendencias tardan como mínimo dos años en implantarse, por lo cual a pesar de que los colores vivos han protagonizado los desfiles de moda flamenca esta temporada, el color de traje que más se ha vendido para esta feria ha sido el ocre, el blanco y negro de lunares y los tonos verdes.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1