La balanza de pagos registra un déficit de 900 millones hasta febrero

BANCO DE ESPAÑA.

BANCO DE ESPAÑA.

La balanza de pagos por cuenta corriente registró un déficit de 900 millones de euros en los dos primeros meses del año, una cifra inferior a los 1.200 millones que contabilizaba en el mismo periodo de 2017, de acuerdo con el avance mensual publicado hoy por el Banco de España.

Esta evolución de la cuenta corriente de la balanza de pagos (que mide las transacciones de bienes, servicios, rentas y transferencias de España con el exterior) se explica por la balanza de bienes y servicios, que este año acumuló en los dos primeros meses un superávit de 1.200 millones cuando en 2017 fue de 1.100 millones.

Esta mejora de la balanza de bienes y servicios se produce a pesar del equilibrio contabilizado por el turismo y los viajes, que mantuvieron su superávit en los 4.200 millones de euros hasta febrero.

Asimismo influyó la balanza de rentas primaria y secundaria (rentas del trabajo, de la inversión, impuestos, cotizaciones, prestaciones sociales y transferencias corrientes) que acumuló en enero y febrero un déficit de 2.100 millones, inferior a los 2.400 millones del mismo periodo de 2017.

El déficit de la cuenta corriente no pudo ser compensado con el superávit de la cuenta de capital (600 millones), con lo que la economía española registró una necesidad de financiación de 200 millones de euros entre enero y febrero.

El saldo neto de la cuenta financiera -excluyendo el Banco de España- arrojó un superávit de 23.700 millones de euros, 8,9 millones de euros inferior al del mismo periodo de 2017.

Detrás de este descenso está un peor comportamiento de la inversión de cartera (con 15.000 millones de euros, la mitad que el año anterior), que no pudo ser compensado por las mejoras en la inversión directa, los derivados financieros y las otras inversiones (préstamos, repos y depósitos).

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada