Operación Manos de Papel: ¿una estrategia de Maduro para controlar las remesas de los venezolanos?

escotetDicen que cuando el río suena, agua lleva. Después de meses de amenazas y señalamientos contra Banesco y su presidente Juan Carlos Escotet, el gobierno venezolano anunció la intervención de la institución, la detención de la junta directiva y la puesta en marcha de la “Operación Manos de Papel” para “salvar” al deteriorado bolivar de las “mafias del dinero”.

Escotet no tardó en reaccionar. Se separó el jueves temporalmente de la presidencia del banco español Abanca antes de viajar a Venezuela “a dar la cara” por Banesco, entidad financiera que fundó en la década de los noventa y que fue intervenida por presunta legitimación de capitales.

Escotet defendió las actuaciones del banco y sus directivos y aseguró que las autoridades venezolanas han actuado de forma “desproporcionada” .

En un video enviado a la opinión pública, a los empleados y a los clientes de Banesco, Escotet aseguró que su entidad bancaria había sido “injustamente intervenida”. Aseguró que las intervenciones se realizan por quebrantos financieros y que en ningún momento es el caso de Banesco. “Es el primer banco del país, es el banco más rentable del sistema financiero venezolano, es el banco más líquido y con mayores tasas de crecimiento y con mayores cuotas de mercado”.

A los empleados pidió paciencia y aseguró que se trata de una situación temporal. “Hay que mantener el banco sano, robusto, bien gerenciado como lo han hecho históricamente. Por que además, por sobre todo. Nuestros clientes se lo merecen. Nuestros más de 8 millones de clientes se lo merecen y tenemos que seguir retribuyendo esa confianza de la forma más adecuada posible.

El jefe de la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario de Venezuela, Antonio Morales, reiteró que el banco seguirá funcionando con total normalidad y dijo que el objetivo de la intervención es combatir la Legitimación de Capitales y luchar contra el Terrorismo.

Superintendente Cmdte. Antonio Morales: “Desarrolaban actividades ilicitas cambiaras activando un mercado especulativo y fraudulento que es el origen de esta guerra económica inducida”.

— SudebanInforma (@SudebanInforma) 4 de mayo de 2018

Morales intentó calmar a los clientes de Banesco al asegurar tendrán su dinero garantizado. “Es una intervención a puertas abiertas y el banco seguirá trabajando con normalidad”.

El miércoles en la tarde efectivos de inteligencia militar detuvieron a 11 ejecutivos de la junta directiva de Banesco, entre los que se encuentran dos ciudadanos españoles, por su presunta participación en irregularidades que atentan contra la estabilidad de la moneda venezolana.

Y aunque el nombre y las formas del operativo parecen copiados de una telenovela, no hay nada ficticio en este nuevo episodio de la crisis venezolana.

Horas después de los arrestos, el gobierno de Venezuela anunció la intervención de Banesco durante 90 días por formar parte “por acción u omisión” de una trama de operaciones cambiarias ilegales en la frontera entre Venezuela y Colombia, que determina las fluctuaciones del mercado negro de divisas.

En Venezuela existe un estricto control cambiario desde 2003 que prohíbe la libre venta de divisas en territorio nacional. Los venezolanos en el extranjero usan casas de cambio clandestinas para enviar remesas a sus familiares.

La estrategia de Escotet

¿Qué puede impulsar a un banquero con una sólida posición en España a despedirse de su esposa e hijos en su residencia en La Moraleja para enfrentar a la justicia de un país que ha sido denunciado internacionalmente por su violación de los derechos humanos? – se preguntan los españoles.

Escotet, nacido en Madrid de padre leonés y madre asturiana hace 58 años, creció y se formó profesionalmente en Venezuela. Comenzó trabajando como mensajero en el desaparecido Banco Unión y a los 30 años ya era el hombre más joven en presidir un banco en esa nación sudamericana.

Según la lista de las personas más ricas del mundo publicada por la Revista Forbes en 2018, Escotet es el venezolano más afluente y el 480 del mundo, con una fortuna valorada en 4.400 millones de dólares.

Hasta el jueves se desempeñó como presidente de Abanca Financiera, institución que posee los activos de la gallega Novacaixagalicia (NCG) luego del retiro del banquero Javier Etcheverría en junio 2017. Abanca se posicionó como la segunda entidad española en captación de volumen de depósitos en 2017.

Nadie sabe con seguridad el destino que le espera a Escotet en Venezuela. Unos aseguran que irá a la cárcel. mientras que otros apuestan a que tendrá que apelar a todas sus estrategias de negociación para ceder el control del banco al gobierno a cambio de que dejen su equipo en libertad.

Viejas rencillas

Para nadie es un secreto que el poder financiero de Escotet ha incomodado desde hace mucho al gobierno bolivariano. El fallecido presidente venezolano Hugo Chávez amenazó en varias ocasiones con nacionalizar el banco en medio de las crecientes presiones de la banca ante la devaluación y la inflación.

En diciembre de 2017, Diosdado Cabello, uno de los líderes de la revolución bolivariana, amenazó a Escotet nuevamente con la estatización por sus diferencias entre el valor del bolívar calculado al dólar impuesto por el gobierno y su precio en el mercado paralelo, cuya existencia no es reconocida por el gobierno y no puede ni mencionarse en los medios locales.

Escotet habría planteado comprarle al gobierno 2,34% del capital accionario que el gobierno posee de Banesco por una suma irrisoria que no alcanzaba los 3.500 dólares si se calculaba el bolívar al cambio del mercado libre.

“Te lo vamos a comprar al precio que tú querías comprar las acciones del Estado. Lo que es igual para el pavo debe ser igual para la pava, digo yo”, amenazó el dirigente. Eso significaría que el gobierno le pagaría a Escotet unos 3,5 millones de dólares para poseer el 97,66% de Banesco.

Cabello mencionó de manera burlona nuevamente a Banesco en sus redes sociales y advirtió que la justicia boliviariana está atenta para castigar a sus defensores.

El pasado 18 de abril, el vicepresidente ejecutivo Tareck El Aissami dijo que continuaban las investigaciones administrativas sobre el banco “debido a que bajo la plataforma de Banesco, se facilitaban las operaciones hacía distintas cuentas bancarias sin monitoreo y se prestaban para las redes de contrabando y extracción de monedas del país”.

El presidente venezolano Nicolás Maduro expresó en ese momento su complacencia por el éxito de la “Operación Manos de Papel” y acusó al presidente colombiano Juan Manuel Santos de ayudar a las “mafias” que manejaban el mercado ilícito en la ciudad colombiana de Cúcuta.

El clima de nerviosismo entre la comunidad financiera es tal que ninguno de los economistas consultados por Yahoo se atrevieron a declarar sobre el tema por temor a represalias. Pocos se atreven a hacer conjeturas sobre el destino de la entidad financiera, aunque pocos auguran que sea bueno a pesar de que el fiscal general Tarek William Saab pidió calma a los ahorristas y aseguró que se trata de una operación quirúrgica que “va solamente a solventar una acción delictiva al margen de la ley, que en este caso hemos determinado”.

El nombramiento de Yomana Koteich como presidenta de la junta interventora no fue visto por los analistas consultados como una señal promisoria para el futuro de Banesco.

Cómo se mandan las remesas a Venezuela?

Miles de venezolanos emigran a diario de la otrora potencia económica suramericana con la esperanza de generar ingresos para cubrir las necesidades básicas de sus familiares en Venezuela. El Fondo Monetario Internacional calcula que la economía venezolana se ha contraído un 50% en los últimos seis años y estima para el cierre del 2018 el Producto Interno Bruto del país se desplomará un 15% y con un alza de precios de hasta 13.000%.

Debido al control cambiario que impide hacer transferencias monetarias desde bancos extranjeros hacia Venezuela, han proliferado plataformas paralelas en las que los venezolanos entregan dólares, pesos o euros en oficinas improvisadas en Cúcuta, Ciudad de Panamá, Miami o Madrid, y esas agencias transfieren bolívares a los familiares desde cuentas en Venezuela a una tasa de cambio dominada por el llamado mercado negro.

En Venezuela existen algunas casas de cambio oficiales que ofrecen una tasa de cambio oficial de 69.000 bolívares por dólar, cuando en las plataformas del mercado paralelo el 2 de mayo se ofrecía al menos 770.00 bolívares por dólar. La abismal diferencia entre la tasa oficial y la paralela no deja otra opción que utilizar los mecanismos alternos.

Como el gobierno venezolano no puede regular las transacciones realizadas fuera de la frontera ha puesto la lupa sobre las entidades financieras que son utilizadas para hacer los depósitos dentro Venezuela.

Lejos de revertir el sistema de control de divisas que ha causado serias distorsiones en la economía, la Operación Manos de Papel parece una estrategia del gobierno venezolano para seguir apretando su puño de hierro sobre el sistema financiero y obtener beneficios del dinero que los migrantes envían para que sus familias sobrevivan la crisis económica que ha llevado a la pobreza al menos al 80 por ciento de la población.

No hay cifras oficiales del número de venezolanos que ha emigrado al extranjero pero se calcula que podría rondar los 3,5 millones, equivalente a un 10 por ciento de la población total.

Paralelamente a la detención de la junta directiva de Banesco, el gobierno venezolano autorizó la apertura de nuevas casas de cambio para tener un mayor control de esas remesas provenientes del exterior, pero no explicó su funcionamiento.

Sin embargo, las divisas no estarán disponibles para todos. Las nuevas casas de cambio abrirán específicamente en las zonas económicas especiales donde se pueden comprar bienes y servicios con la criptomoneda petro y en los destinos turísticos como hoteles y aeropuertos.

Militares asumen funciones del poder judicial

En Venezuela, como en cualquier país con un estado de derecho, las detenciones de civiles deben realizarse con una orden de aprensión emitida por un tribunal, con la presencia de fiscales del ministerio público.

ero familiares de los ejecutivos detenidos aseguraron que algunos fueron convocados a una reunión con la Superintendencia de Bancos bajo engaño y al llegar los esperaban efectivos armados de la Dirección de Contrainteligencia Militar (DGCIM). Otros fueron detenidos en su viviendas en medio de fuertes medidas de seguridad que alarmaron a los vecinos.

Varias horas después de su detención en la sede del DGCIM, a los directivos se les permitió hacer llamadas de 3 minutos a sus esposas. “Todo está bien. Dile a los niños que los quiero mucho”, expresó uno de los banqueros a su mujer en una corta conversación telefónica. Ella se trasladó a la sede del DGCIM para constatar su condición física pero se le impidió ver al acusado. Sólo pudo entregar una pequeña bolsa con medicamentos a las autoridades militares.

El embajador de España en Venezuela, Jesús Silva, declaró a la agencia EFE sobre los detenidos españoles. “Hemos solicitado información sobre la situación de los detenidos españoles que son ejecutivos del banco y también hemos solicitado hacer asistencia consular”, dijo.

El revuelo levantado por la “Operación Manos de Papel” ha generado más incertidumbre que respuestas. Poco se sabe de los otros 175 detenidos en 125 allanamientos, de las investigaciones a 735 personas naturales y 828 empresas privadas y de las 1.133 cuentas bancarias bloqueadas por supuestos delitos financieros.

Habrá que esperar otro capítulo del drama de la Revolución Bolivariana para conocer la suerte de los detenidos, el posible traspaso del capital accionario de Banesco y el futuro de las remesas, de las que dependen miles de venezolanos.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada