El muy generoso proyecto de presupuesto de 2018 en España

Manifestantes por un mantenimiento y en defensa de las pensiones protestan en Madrid bajo la lluvia del 17 de marzo de 2018.

Manifestantes por un mantenimiento y en defensa de las pensiones protestan en Madrid bajo la lluvia del 17 de marzo de 2018.

El gobierno español trata con denuedo de sacar adelante el presupuesto de 2018, atrasado a causa de la crisis catalana, y para ello ha hecho costosas concesiones, pese a prometerle a Bruselas que seguirá reduciendo el déficit.

PENSIONES

Una de las medidas estrellas del proyecto de presupuesto es un aumento de entre el 1 y el 3% de las pensiones más modestas, una reclamación por la que se movilizaron cientos de miles de personas en los últimos meses.

La medida, con un coste cifrado en 1.000 millones de euros, se produce a un año de las elecciones municipales, regionales y europeas de mayo de 2019. Tiene su relevancia política, ya que uno de cada cuatro electores en España es pensionista. Y el 40% de los votantes del Partido Popular (PP), la formación conservadora del presidente del gobierno Mariano Rajoy, son jubilados.

Una vez publicado el proyecto de presupuesto, el gobierno ha prometido un incremento de todas las pensiones, indexado sobre la inflación (+1,6%). Con ello quiere asegurarse el apoyo indispensable de los cinco diputados del Partido Nacionalista Vasco (PNV), exigente en este punto debido a que las manifestaciones de pensionistas fueron masivas en el País Vasco.

El coste adicional de esta medida no ha sido cuantificado.

IMPUESTOS Y MEDIDAS SOCIALES

Al coste del aumento de las pensiones se añaden 2.000 millones de euros de bajadas de impuestos sobre la renta para los pensionistas y otras categorías modestas de contribuyentes.

El proyecto de presupuesto incluye además un aumento salarial para los funcionarios, y la titularización de miles de interinos de la función pública.

Por otro lado se prevé aumentar una semana el permiso de paternidad, hasta cinco semanas.

ATENCIÓN REGIONES

Las 17 regiones españolas recibirán “4.000 millones de euros más que el año pasado por la sanidad y la educación”, dos sectores clave administrados por éstas, y que acusaron los recortes aplicados por el gobierno del PP durante la crisis, aseguró Rajoy.

El archipiélago de Las Canarias es una de las regiones más beneficiadas con este incremento y con otras ayudas. Entre ellas, reducciones del 75% sobre el precio de los billetes de avión y barco para viajar a la Península, a unos 1.000 kilómetros de distancia. Todo esto para convencer a un diputado de un partido canario, también indispensable para sacar adelante el presupuesto.

El texto prevé asimismo un “aumento muy importante de la inversión pública, del 15%”, en el conjunto del país, destacó Rajoy.

BRUSELAS

En 2017, España respetó por primera vez el objetivo de reducción del déficit pactado con Bruselas sin renegociarlo durante el año.

Sin embargo, la Comisión Europea cree que el actual proyecto no permitirá a Madrid cumplir con su objetivo para 2018.

Los incrementos del importe de las pensiones y las bajadas de impuestos “aminorarán previsiblemente el ritmo de reducción del déficit en comparación con 2017”, según Bruselas, que prevé un déficit este año del 2,6% del PIB, cuando Madrid ha prometido un 2,2%.

Por otro lado, la Comisión advierte sobre el peso que supondrá para el Estado la próxima nacionalización de ocho autopistas de peaje en quiebra.

Dicho coste no está incluido en el proyecto de presupuesto, pero contará en el cálculo del déficit. El gobierno lo estima en 2.000 millones de euros, y las empresas concesionarias en 4.000 millones.

El Banco de España insiste en los medios que permitirían mejorar los ingresos del Estado, apuntando a “la existencia de numerosas exenciones, deducciones y tipos especiales reducidos, que tienden a generar pérdidas de recaudación”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada