Merkel y Macron llegan a un acuerdo de principio para un presupuesto de la zona euro

La canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron al término de su reunión en Meseberg (Alemania) el 19 de junio de 2018.

La canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron al término de su reunión en Meseberg (Alemania) el 19 de junio de 2018.

Alemania y Francia están de acuerdo en establecer un presupuesto común para la Eurozona con el objetivo de protegerla mejor contra las crisis, anunció el martes la canciller alemana Angela Merkel tras reunirse con el presidente francés Emmanuel Macron en Berlín.

“Nos comprometemos a favor de un presupuesto del euro”, dijo Merkel durante una rueda de prensa conjunta con Macron, que defiende desde hace tiempo este instrumento de solidaridad y estabilidad. Dicho presupuesto podría establecerse en 2021, precisó el presidente francés.

Sin embargo, el monto de ese presupuesto, una novedad histórica para el grupo euro, no está claro, y su elaboración promete ásperas discusiones entre los países involucrados.

Aprobarlo representaría una nueva etapa “en la vida de nuestra moneda común”, explica Macron.

Merkel ha sido durante largo tiempo reticente ante esta iniciativa francesa, que Macron sostiene ardientemente para darle un empujón a la inversión y al crecimiento.

“Creo que hemos hallado la buena solución” explicó la canciller.

Los otros 17 países de la zona euro han de dar su luz verde a las negociaciones.

El objetivo es ayudar a los países cuando se enfrenten a las dificultades, explicó Macron. Con ese instrumento común se podrá “responder a nuestro desafío, que son las divergencias entre nuestras economías”.

Las fuentes de ingresos podrían ser las transferencias financieras nacionales, o provenientes de la Unión Europea, o incluso un impuesto sobre las transacciones financieras en la zona euro, explicó Merkel.

La decisión sobre cómo gastar ese dinero recaería en los países de la zona euro, y la gestión de los fondos, en la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE.

“Hay que ser pragmáticos: cuando (una propuesta) es demasiado detallada, puede ser contraproductivo” concedió Macron.

La propuesta original del presidente francés era un presupuesto “de varios puntos (de porcentaje) del PIB”, lo que equivaldría a centenares de miles de millones de euros. Merkel evocó por su parte unas decenas de miles de millones. La canciller se opone igualmente a la idea francesa de un ministro de Finanzas o de un parlamento de la zona euro.

Alemania, primera economía de la zona euro, con excedente presupuestario y guardiana de la ortodoxia fiscal, se resistía a un presupuesto común de la zona euro porque temía que los países más rigurosos con sus cuentas acabaran transfiriendo dinero a los alumnos menos aplicados.

No es el único país opuesto. Ocho estados del norte de Europa, entre ellos Holanda e Irlanda, así como los países bálticos, tampoco están de acuerdo.

Los ministros de Finanzas de la zona euro se reunirán el jueves en Luxemburgo, donde podrán examinar las propuestas. “Algunos no estarán contentos”, aventuró un alto funcionario europeo en Bruselas.

Merkel y Macron aseguraron igualmente que están dispuestos a transformar el actual mecanismo europeo de estabilidad (MES) en una especie de Fondo Monetario europeo, listo para entregar préstamos de urgencia a países golpeados por crisis temporales o problemas de deuda.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada