La UE acuerda que todas las transacciones en euros entre Estados cuesten lo mismo que las realizadas a nivel nacional

Un hombre retira euros de un cajero automático. ARCHIVO.

Un hombre retira euros de un cajero automático. ARCHIVO.

Los embajadores de los países de la Unión Europea (UE) alcanzaron hoy un acuerdo para que todas las transacciones en euros entre Estados del bloque comunitario cuesten lo mismo que las realizadas a nivel nacional, ampliando así a los Veintiocho una norma que ya se aplica entre los países del euro.

“Para que el mercado único funcione bien, todos los consumidores y empresas deben tener acceso a los mismos beneficios en los pagos en euros”, dijo en un comunicado el ministro de Finanzas búlgaro, Vladislav Goranov, cuyo país ocupa la presidencia temporal de la UE.

Los países respaldan que cualquier pago en euros -transferencias bancarias, pagos en metálico, retirada de efectivos- tenga el mismo recargo que un pago del mismo valor en la moneda del Estado dónde se encuentre el emisor o receptor del pago.

La Comisión Europea señaló al proponer la reforma que los costes de las transferencias entre países de dentro y fuera de la zona euro son “exorbitantes”, de hasta 24 euros por transferir 10, y calculó que los cambios permitirán extender la reducción de costes a 150 millones de usuarios.

La propuesta aprobada por los países incluye además una mejora de la transparencia cuando es necesaria una conversión de divisas para los pagos antes de efectuarlos, como cuando se paga con tarjeta o se saca dinero en un cajero en un país con una divisa distinta a la propia.

En concreto, el proveedor estará obligado a informar de lo que cobra por la conversión informando de la diferencia que hay entre el precio total que cobrará y la conversión hecha conforme a la tasa de cambio de referencia que marca el Banco Central Europeo.

Por otro lado, los embajadores llegaron a un acuerdo para negociar con el Parlamento Europeo los controles de efectivo que entra y sale de la UE, con vistas a evitar que se use para el lavado de dinero o la financiación del terrorismo.

En concreto, aprobaron que aquellas personas que entren o salgan de la UE con 10.000 euros o más de efectivo tengan que declararlo en las aduanas, ya se trate de dinero en metálico, cheques al portador, tarjetas de prepago u oro.

Para entrar en vigor todas las medidas deben ser ahora ser aprobadas a nivel de ministros y por la Eurocámara.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada