María Escoté, diseñadora: “Soy fan de Coco Chanel y he querido imitarla con humor, a través de Las Supernenas”

“Mi obsesión es no presentar humo, quiero que todas las prendas tengan vida”, ha explicado Nacho Aguayo, director creativo de la línea femenina de Pedro del Hierro

María Escoté.

María Escoté.

María Escoté, admiradora de “mademoiselle” Coco Chanel y fan de Las Supernenas, ha fusionado hoy la elegancia y el lujo de la diseñadora francesa con la valentía y la fuerza de las protagonistas de la serie de televisión, creando así una colección dinámica y romántica que defiende el empoderamiento de la mujer.

Nada más aparecer en escena la primera prenda de la nueva colección de María Escoté se siente la fuerza, el poder y la valentía de Las Supernenas, serie de dibujos animados que se ha convertido en hilo conductor de su nuevo trabajo en el que también aparece la estética lujosa y romántica de Coco Chanel.

“Soy fan de Coco Chanel y he querido imitarla con humor, a través de Las Supernenas”, ha explicado María Escoté, quien ha versionado y declinado el chándal hasta elevarlo a prenda de lujo cuando lo presenta confeccionado en tweed, cuajado de volantes o como un vestido de novia.

María tiene estilo, tiene poder y lo demuestra confeccionado conjuntos de aire deportivo repletos de lentejuelas, bordados, flores y estampados, prendas que “realzan el espíritu de la igualdad sin perder la femineidad”, añade esta diseñadora, que estará en la segunda temporada del programa “Maestros de la Costura” de TVE.

Fiel a su filosofía, estas prendas fáciles de llevar y coloreados en luminosos rojos, verdes, azules, blancos y negros estarán a la venta online en su página web después del desfile.

Una modelo desfila con un diseño de la colección de María Escoté para Primavera/Verano 2019, en la 68 edición de la pasarela Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, hoy en el recinto ferial de IFEMA.

Una modelo desfila con un diseño de la colección de María Escoté para Primavera/Verano 2019, en la 68 edición de la pasarela Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, hoy en el recinto ferial de IFEMA.

PEDRO DEL HIERRO

Tras el éxito de su anterior colección en el Museo del Ferrocarril, Pedro del Hierro, que pertenece al grupo Cortefiel, ha vuelto a la pasarela de Madrid con una propuesta real para el próximo invierno.

“Mi obsesión es no presentar humo, quiero que todas las prendas tengan vida”, ha explicado Nacho Aguayo, director creativo de la línea femenina de la firma.

El objetivo es “crear un nueva ideario de Pedro del Hierro”, apunta este diseñador que ha subido a la pasarelas prendas fuertes, consistentes con patrones setenteros y apuntes barrocos.

Para este desfile, Aguayo ha revisado los archivos y las primeras prendas de la firma allá por 1974. “He recuperado el mítico escote cazuela y los colores que tanto gustaban a Pedro como los marrones, burdeos o dorados”, cuenta el diseñador que propone prendas de gala y nocturnas, entre ellos muchos pantalones con un punto cañero.

“Sí, he introducido mucho pantalón, me gusta que la mujer no solo tenga que ir a una fiesta con el vestido de princesa”, dice Aguayo, que en la parte más ‘casual’ ha incluido trajes sastre.

A lo largo de la colección se ven pantalones “palazzo”, maxivestidos con volantes confeccionados en tafeta, un tejido que también trabaja en la capa española.

Otra sorpresa ha sido la recuperación del único bolso que diseño Pedro del Hierro, una cartera de mano que “hemos reeditado en varias tamaños”.

Alex Miralles, al cargo de la parte masculina, propone prendas de punto con aire setentero y trajes de chaqueta.

MIGUEL MARINERO

A primera hora de la tarde, la pasarela viajó hasta África con Miguel Marinero, que subió prendas con “mucho movimiento” confeccionadas con tejidos como el algodón de seda, satén, lino rústico, tweed de algodón y “organzas como tormentas del desierto”.

“Las siluetas las hemos marcado a la cintura”, cuenta Marinero, con la vista puesta en renovar la firma y dirigir sus diseños hacia una mujer joven y activa.

Estilismos en los que no se pierde la esencia de la firma al abrigarlos con estolas de piel, camisas de ante, para hombre y para mujer, y un abrigo de visón, de factura muy actual, en negro y azul.

Los colores del desierto están muy presentes en prendas donde el pigmento de oro es una constante “de principio a fin”. Tonos sacados de la naturaleza donde los crudos, arena, rojos y azul noche son los que definen una paleta de color de la que también forman parte telas pintadas con esponja y pincel, en un alarde para añadir más exclusividad al diseño.

La singular y delicada pasamanería de Marruecos define una colección en la que no faltan caftanes de seda, organza y estampado geométrico para la noche, además de capas con la tradicional capucha.

Gelbig

Una modelo desfila con un diseño de la colección de Teresa Helbig para Primavera/Verano 2019 en la 68 edición de la pasarela Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, hoy en el recinto ferial de IFEMA.

TERESA HELBIG

Los tejidos nobles y detalles preciosistas están presentes en el trabajo de Teresa Helbig, pero siempre con una vuelta de tuerca más, “un más difícil” todavía porque la investigación es su bandera, al igual que Ágatha Ruiz de la Prada, quien riza el rizo y propone vestidos con telas de cortina.

“Nos gusta complicarnos, hacer cada colección más difícil”, dice Teresa Helbig, que se ha inspirado en los laberínticos jardines ingleses para confeccionar un trabajo serio y muy complicado en el que nada es lo que parece.

Así base de nudos hechos con cuero encerado, la diseñadora compone un vestido-kimono con formas geométricas que recrea los parterres, pieza que despierta emoción al igual que un vestido de gasa verde bordado con rafia, “una nueva técnica que hemos desarrollado trenzándola con tres agujas”, explica.

Están presentes los motivos florales, “frágiles y fuertes al mismo tiempo” en vestidos estampados y también en piezas hechas en vidrio soplado de Murano, cera y tejidos, unos delicados detalles que la diseñadora aplica en varias salidas, pero adquieren más fuerza en un vestido corto de manga larga que bien podría ser de novia.

Más allá de los exquisitos e increíbles detalles que se ven en toda la colección, el desfile ha estado protagonizado por vestidos que moldean el cuerpo de la mujer con todo tipo de siluetas.

A Teresa Helbig le gusta llamar a sus diseños “vestidos-joya”, piezas preciosistas envueltas en una halo nocturno como un modelo en tono nude salpicado de cristales, “es un vestido para soñar en el jardín”, dice la diseñadora.

En especial sobresale una pieza plisada con un estampado propio realizado con “‘glitter’ termofijado” en forma de estrellas, piezas que llevan su ADN, un sello, ligado a la elegancia y al refinamiento que también se ve en el diseño de su primer bolso, un modelo ideado para viajar que resulta tan apetecible como sus prendas.

agatha

La diseñadora Agatha Ruiz de la Prada al término del desfile de su colección Primavera/Verano 2019 en la 68 edición de la pasarela Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, hoy en el recinto ferial de IFEMA.

ÁGATHA

Aunque muchos crean que Ágatha Ruiz de la Prada siempre hace lo mismo, no es así. Esta madrileña sorprende y apabulla con sus creaciones luminosas, coloristas y alegres.

Su desfile resulta vitalista y optimista. Mientras suena Alaska y Dinarama o MariSol, Ágatha Ruiz de la Prada se mete en la piel de Julia Andrews en la película “Sonrisas y Lágrimas” y con tejidos de cortinas construye una colección hipercolorista en la que conviven prendas comerciales con otras más surrealistas como los vestidos michelín, los pelotas o los flotadores.

“Siempre juego con lo mismo, con las formas agathistas”, dice esta diseñadora, quien asegura que esta colección ha sido más sencilla de realizar “porque los tejidos de cortinas son más fáciles de coser”.

Metros de tela se despliegan y alumbran pliegues inesperados, formas cilíndricas y siluetas fluidas que unas veces se despegan de cuerpo y otra no.

Su iconografía infantil, inteligente y con un punto “naíf” aflora por doquier, incluso en unas veraniegas gafas cuajadas de margaritas que invitan a ver la vida como un bello jardín.

Ágatha Ruiz de la Prada, la más veterana de la pasarela madrileña junto a Roberto Verino, no deja tiempo libre en su agenda, hace más de setenta desfiles al año por todo el mundo, “el próximo mes de septiembre desfilaré en la sede de Google de Nueva York”.

ULISES MEDINA

Más contenida fue la propuesta de Ulies Mérida, que como la torre bíblica de Babel ha construido una colección pensada para ensalzar el estilo de la mujer “a partir de todas aquellas a las que visto”, explica el diseñador.

Un mundo femenino diverso que le ha permitido evolucionar en sus patrones sin abandonar un estilo, su esencia que consiste en “dejar que los tejidos vivan”.

Por primera vez, un estampado hace acto de presencia en sus telas,los topos de diferentes tamaños, que conviven con otros piezas en las que también se mezclan distintas texturas en azules, amarillos y lilas, colores más rebajados que en otras ocasiones.

Chaquetas muy estructuradas con patrones armados, siluetas más ligeras y suaves brillos para noches de fiesta componen una propuesta de “prendas polivalentes” en la que no ha faltado su célebre camisa Bettina.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada