Fink Orfebres, un puente entre el pasado y el presente de la joyería gallega

IMG_4353-logo

Los hermanos Fink, Enrique (i.) y Javier, en su taller de Santiago de Compostela.

“Nuestro taller hace esfuerzos para mantener vivos estos oficios y comercializar este tipo de productos seculares”, afirma el joyero Enrique Fink. Y es fácil entenderlo porque Santiago, por ser fin del Camino, ha sido desde siempre un centro productivo de platería y azabachería.

Por eso, los hermanos Fink, Javier y Enrique, contribuyen a perpetuar la profesión secular de orfebres. Su lema, ‘Tradición y Vanguardia’, supone que apuestan por la tradición como en los talleres más antiguos de Santiago empleando materiales y técnicas centenarias que han conocido antes de que montasen su empresa en 1993 y, a la vez, utilizan los tratamientos más modernos en la fabricación de joyería. Su taller no ahorra inversión en la mejor maquinaria.

En este sentido, Fink Orfebres valoriza las cualidades de estos materiales al tiempo que reivindica su singularidad y acredita su importancia en el contexto actual. Preservar la tradición no les impide desarrollar líneas vanguardistas. Así su marca se ha unido a la certificación de Galicia Calidade  que acoge algunas de sus colecciones.

Dándole una vuelta a los modelos clásicos logran despertar el interés de los usuarios menos conservadores, generando nuevas formas y acabados que permiten poner en diálogo los materiales habituales con otros no tan comunes. El mismo Enrique es uno de los creativos de Fink.

“En nuestro muestrario siempre disponemos de colecciones vanguardistas. Intentamos utilizar nuevos materiales, encontrar nuevas texturas y conseguir los más variados coloridos combinando la plata, el oro y el azabache con los esmaltes al fuego, el caucho y la seda y acabados con baños de oro y plata”, afirma Enrique.

Por el volumen de trabajo que han alcanzado –sólo venden a mayoristas-, Javier y Enrique Fink cuentan con otros profesionales que trabajan en su taller y, esporádicamente, colaboran con diseñadores externos que proponen nuevas soluciones creativas.

Aunque focalizan su nicho de mercado mayoritariamente en la Comunidad gallega, Fink cuenta con una importante cartera de clientes nacionales a los que han ido sumando, además, varios extranjeros.

A pesar de su extenso catálogo y de la disparidad de alternativas que ofrecen sus diseños, al mirar su trabajo se comprende la presencia de elementos unificadores que identifican un estilo equilibrado y definido. Así, la plata, el azabache, el oro y el esmalte al fuego son los principales materiales, mientras la calidad, el origen celta, la protección de la tradición y su aplicación contemporánea conforman su estilo y filosofía.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1