Tomate y cilantro, sabores de un coctel panameño para triunfar en la World Class de Coctelería

Enrique Auvert mientras prepara un cóctel.

Enrique Auvert mientras prepara un cóctel.

Tomate, cilantro, plátano y borojo son solo parte de los ingredientes del portafolio coctelero de Enrique Auvert, un mixólogo venezolano que afirma que usar productos nativos de Panamá será clave para conquistar el paladar de los más exigentes jueces de una competencia de coctelería en Berlín.

Con llamativos tatuajes, actitud relajada y presencia estilizada, típica de los barmán de Latinoamérica, Auvert, con 9 años de expertiz tras varias barras del mundo, asegura estar abierto a usar ingredientes regionales, una delantera que le otorgará mayor presencia en la final internacional del World Class de Coctelería.

“El nivel de coctelería latinoamericana está cada vez más cerca del nivel de países de Asia y Europa, tenemos la ventaja de contar con ingredientes que no son conocidos en otros lugares, por lo que podemos aplicar técnica y bases para hacer cosas diferentes”, relata el experto en arte líquido.

El venezolano, que trabaja como director mixólogo de un lujoso hotel en la capital panameña, dice que es esencial hacer maniobras e reinterpretaciones de cócteles clásicos como el daiquiri, piña colada y mojito con agregados de técnicas modernas para hacerlos brillar en otros destinos.

Auvert, con tan solo 33 años, también resultó ganador en 2013 del World Class Panamá y esta vez se ha preparado para el desafío en Berlín en octubre próximo con unos seis meses en seminarios y talleres educativos de la plataforma World Class de Diageo.

Ahora, con el trago llamado “Flor y Fauna” -uno de los 18 que preparará en Alemania- Auvert cree tener un “as bajo la manga” que le dará el agregado extra para colocarse entre los primeros lugares, y que también tendrá un toque sostenible.

Aunque no tiene temor a enfrentarse a los especialistas de las bebidas espirituosas en Berlín, manifiesta con ímpetu mostrar respeto hacia sus pares, porque de ellos también podrá aprender trucos, recetas y secretos del mundo bebible.

“El World Class más allá de buscar un barmán que tenga buenos tragos, técnicas y que realice un espectáculo tras la barra, también requiere que sea una persona íntegra que represente sus marcas y que apoye la sostenibilidad al usar ingredientes de productores locales para trasmitir la pasión por la coctelería”, señala el maestro.

Su paso por barras de Brasil, Cuba, Inglaterra, México, Nicaragua y Rusia, le ayudó a comprender cómo funcionaba cada lugar, por eso admite que las artes de la mixología comprenden evaluar correctamente cómo utilizar los elementos para cada mezcla, su esencia y sobre todo los gustos del usuario final, que será el mayor evaluador.

Para enfrentar a los 57 mejores del mundo en su especialidad que competirán por el preciado título de Diageo Reserve World Class Bartender del año, Auvert se reunirá con varios de la región en agosto próximo para pulir sus técnicas.

Más allá de la competencia y vislumbrando su profesión como su forma de vivir, manifiesta que siempre va a mantener un alto nivel de calidad en sus creaciones para cautivar la atención de invitados que se sumergen a probar las delicias y mezclas de licores.

“Como experto, tengo como tarea indicar cuál es el mejor trago para un cliente, de mí depende que vuelvan a probar lo que hago. Panamá es un país tropical donde usualmente hay una tendencia hacia las bebidas tropicales, por eso tengo que darles un toque nuevo para deleitar con un toque la esencia de las bebidas”, asevera Auvert.

Con una amplia sonrisa, Auvert tiene fe que esta vez tendrá mayor oportunidad para poder levantar la copa mundial de coctelería para Panamá, como dice él: “Está será una batalla para conquistar con mis habilidades gastronómicas y cocteleras el triunfo para Panamá”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada