Elena López del Hierro, directora del Museo del Traje: “Dedicar un elemento cultural que explique la importancia que tuvo la familia Regojo en el textil y la industria que tenía en Redondela me parece muy interesante”

Elena López del Hierro, en el pazo de los Regojo, tras la entrevista de Grupo ES.

Elena López del Hierro es una persona sencilla con una vocación profesional muy clara. Y una experta en moda e indumentaria desde el punto de vista patrimonial. Y está feliz con su trabajo como funcionaria de Bellas Artes y directora del Museo del Traje.

La Fundación Filomena Rivero Alonso la ha traído a Redondela, a finales del mes de junio, para intervenir en una jornada sobre moda, impulsada por la familia Regojo, una saga muy vinculada con el sector textil.

Del Hierro concede esta entrevista en exclusiva a Grupo Es. en el pazo familiar de la familia Regojo, en Redondela, tras un almuerzo con muchos invitados del mundo de la moda como Gene Cabaleiro y Pili Carrera, entre otros.

Elena del Hierro habló en el convento de Vilavella sobre “el imaginario colectivo de lo que consideramos español en la moda. Cuál es el origen y por qué hemos asumido como españoles determinadas cosas que identifican nuestra moda tanto en nuestra nación como en el extranjero”.

Elena destaca el interés que encontró en el público que la escuchaba. “Una vez terminada la conferencia…muchas preguntas…todas muy interesantes y acudieron muchas personas. Con lo cual estoy muy contenta”.

Este año nos estamos centrando en moda a través de la fotografía española para una exposición sobre el significado del color rosa –La vie en rose!– para el mes de noviembre”.

Sobre la dirección del Museo del Trabaje de Madrid, su directora califica el momento de “transición”. “Estamos un poco en un año de transición. En el sentido de que salimos de un año, como el pasado, cuyo reto eran las colaboraciones en la realización de exposiciones, como la que montamos con el Palais Galliera, el museo de moda del ayuntamiento de París. Este año nos estamos centrando en moda a través de la fotografía española para una exposición sobre el significado del color rosa –La vie en rose!– para el mes de noviembre”.

El próximo 2019, el Museo del Traje de Madrid se centrará en los inicios del gran auge de la moda española en los años 80. “Ahora mismo estamos trabajando directamente sobre ello. Este es nuestro gran reto: la catalogación, la ordenación y la investigación de los años 70 y 80 de la moda española”.

Cuando se le pregunta a Elena López del Hierro sobre el conocimiento del público de la existencia del Museo del Traje,  asegura que cada vez es mayor la visibilidad. “Nosotros hacemos una combinación de exposiciones más de investigación con otras que son de una temática más amable o más cercana, precisamente para dar a conocer el museo. Es un museo público, es decir, que nuestro patrimonio es de todos. Entonces, intentamos llegar al mayor número de personas posibles. Y lo cierto es que, tenemos un lema, que utilizamos a nivel interno de que ‘ropa llevamos todos’, sobre el que dirigimos nuestro trabajo. Con ese lema pretendemos mostrar un patrimonio que utiliza un lenguaje que todos comprendemos. Todos, al fin y al cabo, utilizamos ropa, con la intención que sea, pero todos la utilizamos”.

La directora del Museo del Traje afirma que “Galicia es una de las comunidades de España que tiene una identidad dedicada a la moda más marcada. Yo diría que es una de las tres más importantes junto con Cataluña y Madrid. Pero quizá sea la única en la que [la moda] se identifica claramente con la región con sus características de identidad”.

Y entre sus colecciones en el Museo del Traje también hay ropa de Verino, Purificación García, María Moreira, Gene Cabaleiro, Adolfo Domínguez,…”Diseñadores que han marcado la pauta en la evolución de la moda española en un momento dado”, dice.  Junto a estas piezas también hay colección de ropa de Zara, “con la dificultad de conservar unas prendas que cambian tanto de tendencia…”.

“Desde luego, de todos los grandes modistos [gallegos] tenemos piezas y forman un grueso muy importante en nuestra colección”.

Elena López del Hierro estima que “ya hemos superado las 180.000 piezas” como fondos del museo.

El Museo del Traje es, a la vez, Centro de Investigación del Patrimonio Etnológico. Por ello, alberga, no solamente indumentaria, sino también textiles, tejidos planos, maquinaria relacionada con la confección textil. Al ser Centro de Investigación del Patrimonio Etnológico, “somos los antiguos herederos del Museo del Pueblo Español y tenemos una gran colección etnográfica que custodiamos pero no exhibimos”. La enseñan bajo petición a grupos pero no se muestra en las salas de exposiciones permanentes. Por ello, Elena López del Hierro estima que “ya hemos superado las 180.000 piezas” como fondos del museo.

Los visitantes se muestran sorprendidos al descubrir el Museo del Traje. “No es uno de los grandes museos de Bellas Artes conocidos y la gente que viene se sorprende muchas veces de las colecciones que tenemos”.

Pero, sin duda, el comentario más elogioso que recuerda la directora del Museo del Traje fue el que hizo Hubert de Givenchy, un diseñador heredero de Cristóbal Balenciaga que vistió a la actriz Audrey Hepburb. “Cuando nos visitó, dijo públicamente: ‘El Museo del Traje de Madrid es el mejor museo de moda del mundo’. Ni más ni menos”, exclama contenta Elena López del Hierro.

TRAYECTORIA

Elena estudió Historia del Arte y lo que le gustaba “mucho”, concretamente, era medieval. Cuando acabó la carrera, opositó al cuerpo de conservadores de museos, sacó la oposición y entró, en prácticas, en el Museo del Traje. “Después, como pude elegir el destino, me interesó mucho la temática y decidí quedarme ahí”. Sin embargo, confiesa que “ni por asomo se me había ocurrido previamente dedicarme a la indumentaria ni a la moda y, desde luego, mucho menos ser directora de un museo como el nuestro que es un auténtico placer”.

Y explica qué es lo que la cautivó. “Lo que me gustó, cuando entré en el Museo, es que el tema de la moda permitía tocar todos los palos…Nosotros podemos hablar de antropología, arte, política, economía,…todo eso es moda. Incluso de industria, colores, textura, fabricación, producción, redes sociales, de ‘influencers’, de ventas,…de lo que en realidad queramos. Al fin y al cabo la ropa es un lenguaje no verbal que nos define absolutamente, igual como ser humano que como ser social. Esa idea de con una sola materia tocar tantos palos…es lo que me atrajo muchísimo”.

Los diseñadores ahora mismo están haciendo un trabajo muy importante y están consiguiendo, además, darse a conocer a nivel internacional. Sin embargo, creo que ese conocimiento es muchas veces individual.

La directora del Museo del Traje no se atreve a diagnosticar cuál es la reforma más urgente en el sector de la moda española. “La verdad es que no lo sé muy bien…Yo domino más la parte patrimonial…Creo que los intentos que hay de crear una marca España –al igual que se creó y existe una marca gallega de indumentaria- no termina de funcionar del todo. Pero tampoco sé el motivo. La verdad es que pecaría de vanidosa si se me ocurriera una respuesta a una problema que se lleva tratando desde los años 80. Es cierto que la industria del diseño en España ahora mismo es muy potente…con firmas como Inditex, Mango, Cortefiel…vinculadas a la moda de masas…Los diseñadores ahora mismo están haciendo un trabajo muy importante y están consiguiendo, además, darse a conocer a nivel internacional. Sin embargo, creo que ese conocimiento es muchas veces individual. Que no existe esa cohesión de marca o de identidad [colectiva] que hay en otros países. La solución no la tengo”.

Durante el almuerzo, en honor de López del Hierro, en la casa de la familia Regojo comentó la necesidad de que en Redondela existiera un centro de interpretación de la aportación de los Regojo, especialmente del patriarca desparecido José Regojo, en la industria textil que promovieron hace años en la villa de los viaductos. Para Elena esta idea de “dedicar un elemento cultural que explique la importancia que ha tenido la familia Regojo y todo el desarrollo textil y de las industrias que tenía en Redondela, a mí, desde luego, me parece muy interesante. En localidades de un tamaño medio es algo que tiene que formar parte del patrimonio y desarrollo de la localidad”.

Otra propuesta fue la creación de un museo de moda en Galicia, inexistente a pesar de la importancia del sector en nuestra comunidad. “En el caso de un museo de la moda a nivel gallego…Yo lo que me he encontrado al llegar aquí es que hay un nivel de cultura de moda que indica mucho dónde estamos. Es decir, que todo el mundo que estoy conociendo estos días en Galicia, como en la propia conferencia ayer, tiene un saber sobre la moda, el textil, la fabricación, la producción, que indica que es un sector muy importante del desarrollo de esta zona”.

Y afirma la directora del Museo del Traje que “la moda gallega ha sido un elemento fundamental dentro del desarrollo de la moda de España. Así que cualquier acción en este sentido me parece interesante”.

Elena también conoce las iniciativas en Portugal. Y habla del Museu Nacional do Traje de Lisboa así como de un Museo del Diseño y la Moda, MUDE, en estos momento en obras hasta 2019, según anuncia su página web. La directora del Museo del Traje de Madrid explica que el primero se dedica a la ropa cotidiana y a la indumentaria tradicional.

Entre España y Portugal se han establecido vínculos de colaboración.  Y López del Hierro destaca del lisboeta Museo Nacional do Traje que tienen una colección con varias piezas “y no pocas” del diseñador Pedro Rodríguez, uno de los exponente de la Alta Costura más importante.

Del Hierro asistió este año a un congreso sobre semiótica relacionada con la moda, ‘Modos y Modas’, en Lisboa. “Portugal es un país que está en continua reflexión sobre la moda y la indumentaria”, señala.

Además, bianualmente hay unas jornadas, que van cambiando de sede entre Lisboa y Madrid de directores de museos españoles y portugueses. ”Hace año y medio las jornadas tuvieron lugar en Lisboa y por eso me pude poner al día de lo que están haciendo”.

Los empresarios “que consideren la moda indumentaria desde este aspecto industrial que tiene y también desde el cultural al que nosotros nos dedicamos”

Elena tiene como color preferido el negro, aunque explica que es por utilidad ya que “adelgaza” (y se ríe, a la vez que da una lección de modestia). Pero le gustan los “colores intensos como los azules… Soy bastante sobria en ese sentido”, apostilla.

De sus padres ha aprendido “todo…,al fin y al cabo, es la educación que recibimos”. Y pensándolo más: “Yo creo en el ser constante y valiente, que a veces hay cosas que dan miedo y hay que lanzarse”.

A nuestros lectores empresarios López del Hierro los anima a visitar el Museo del Traje en Madrid, “que no deja de ser una industria. El producto que nosotros exhibimos es un producto industrial a partir del siglo XX. Y un producto cultural –como decimos ahora- francamente interesante. Que consideren la moda indumentaria desde este aspecto industrial que tiene y también desde el cultural al que nosotros nos dedicamos”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1