Bodega Casa da Cuca recuperó dos castas en vías de extinción, Cainho y Galleginho, para dar tipicidad a su blanco Loureiro

José Carlos Amorim y su hermana Sandra, durante la pasada Feira do Vinho Verde en Ponte de Lima.

La historia vitivinícola de José Carlos Amorim y de Casa da Cuca es la de la recuperación de castas en vías de extinción que tenían antiguamente gran singularidad y protagonismo en la parroquia de Moreira de Lima situada en el valle del río Estorãos, rodeada por las sierras de Monte de Antelas, Monte de Santo Ouvidío y Monte de la Señora de Minho a 6 kilómetros de Ponte de Lima.

Los abuelos y los padres de Amorim cosechaban un vino blanco que no era el actualmente afamado Loureiro. Casta blanca de alta calidad, oriunda de la Ribeira-Lima, recomendada en gran medida de la Región Demarcada de Vinhos Verdes, una casta muy productiva que da origen a vinos de aroma acentuado, armoniosos y sabrosos.

Investigando en los orígenes,  la familia supo que en 1650 desde esta parroquia de Moreira do Lima se exportaba vino a la comarca de Viana, juntamente con otro producido en la parroquia de Refóios de Lima y en el municipio de Monção.

El Visconde de Villa Mayor, en 1875, en su ‘Manual de Viticultura Práctica’, refiere la casta cainho blanco como casta solo conocida en el Minho.

Por otra parte, hay dos menciones especiales al vino de Moreira do Lima, a modo de premios, en las exposiciones industriales de Porto (1888) y Berlín (1889). Otro momento importante fue en 1892, cuando se funda la Escuela Práctica de Agricultura de Ponte de Lima, en la Quinta das Cruzes, que tuvo un papel decisivo en la formación de capataces para preparar los vinos destinados a la exportación. En aquel entonces el agrónomo propietario de la quinta, Manuel do Carmo Rodrigues de Moraes (1845-1909), escribió el libro ‘Viticultura Práctica Portuguesa’, publicado en 1907, en el que registraba la casta blanca llamada Cainho de Moreira o Alvarinhão. En cuanto al vino Alvarinho, el autor refiere que esa casta “si no es la misma…que la cainho de Moreira de Lima, forma con esta y el galleginho tres variaciones de la misma casta”.

En tintos, Casa da Cuca cosecha dos castas.

El Vinhão, casta tinta de calidad, recomendada en toda la Región Demarcada. Como única casta regional tintureira es la más extendida en la Región, es productiva y da origen a vinos de color  rojo granada, vinosos, con cuerpo, armoniosos y sabrosos.

La otra es la Borraçal, casta tinta de calidad, recomendada en toda la Región Demarcada, encontrándose ampliamente extendida. Es una casta productiva y rústica y da origen a vinos de color rojo rubí, con aroma a la casta, equilibrados, armoniosos y sabrosos.

A través de la recogida de plantas en vías de extinción junto con agricultores de la parroquia de Moreira de Lima, la Casa da Cuca consiguió volver a utilizar castas hoy reconocidas como minoritarias, Cainho de Moreira de Lima y Galleginho, trayendo biodiversidad a la viña y consecuentemente a los vinos producidos. Por otro lado, son castas ya adaptadas a las sub-regiones donde fueron plantadas hace muchos años, o mejor aún, de donde ellas surgieron, por mutación o cruces naturales. La escasez de información cultural sobre estas castas, muchas de ellas en la legislación, las ha llevado en los últimos años a ser objetivo de estudio.

Los hermanos Amorim en Expolima durante la última Feira do Vinho Verde.

De esta forma, la Casa da Cuca a través de esta recuperación puede nuevamente producir el tan buscado vino blanco de Moreira de Lima, que en tiempos dio fama a los vinos blancos de este valle.

Estudiada esta evolución vitivinícola de la parroquia en 1997, se inicia la reestructuración de las viñas de la Casa da Cuca.

Los blancos de Casa da Cuca son 90% Loureiro y 10% cainho e galleginho. La bodega produce 12.000 botellas de blanco y 5.000 de tinto.

En 2016, la bodega obtiene la Medalla de Oro en la Feria del Vino Verde en Ponte de Lima asignada al vino ‘Da Cuquinha’, en la categoría de vinos verdes blancos. Vino verde blanco creado en un micro-clima natural, en las cuestas del Monte de Antelas, parroquia de Moreira de Lima, sub-región de Lima, a partir de uvas Cainho de Moreira de Lima y Loureiro, con notas aromáticas frescas y complejas de citrinos y flores blancas.

CASA DA CUQUINHA

La Casa da Cuquinha, del siglo XV, fue reconstruida  en 2013 para turismo rural. Está situada en la cuesta del Monte de Antelas, en la parroquia de Moreira de Lima, en Ponte de Lima. La propiedad  está rodeada por un paisaje rural, un amplio jardín con olivos y una piscina exterior.

Es una vivienda renovada con una mezcla de lo antiguo y lo moderno para proporcionar más comodidad a los huéspedes. Dispone de 3 habitaciones en suite, con baño privado, y una cocina totalmente equipada así como sala de estar y otras comodidades.

Además de servicios de alojamiento en el espacio rural, Casa da Cuquinha ofrece divulgación de la gastronomía tradicional minhota, actividades de turismo aventura, producción y venta de vino verde de Moreira de Lima.

José Carlos Amorim está contento con todo este trabajo familiar en el que colabora su hermana Sandra. Recientemente, Casa da Cuca inició una colaboración, como bodega invitada, con la Confraría do Sarrabulho á moda de Ponte de Lima. En la primera ‘tertulia’ en Clara Penha –cena a la que asisten los restaurantes que ofrecen este plato- su vino armonizó con el sarrabulho -es tradición degustarlo con vinho verde- que preparó el restaurante limiano, también invitado, Rutunda da Feitosa.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
11