Emilia Nogueiro, historiadora: “A la gente le encanta oír hablar de Historia…Tenemos que cambiar la manera de contarla”

Emilia Nogueiro, historiadora, en la ciudadela de Bragança tras la entrevista con Grupo ES.

Es una apasionada por la Historia y el patrimonio. Todo lo que hace tiene este hilo conductor en sus facetas de profesora, guía turística, galerista…En todo reivindica el papel de la Historia que a la gente, si se cuenta bien, le interesa, razona. Su Bragança natal es “un regalo para los sentidos” y el paisaje de la tierra transmontana sencillamente “impresionante”.

Se preocupa Emilia de enseñar el patrimonio bragançano. Su vocación de guía turística nació al ver “turistas perdidos” en su Bragança natal. Y comenzó a explicar el patrimonio de los siglos XVII y XVIII. A la vez se dio cuenta de que no existía un espacio para mostrar el arte contemporáneo y montó la primera galería en Bragança, Historia e Art –“de la que estoy muy orgullosa”, dice-, en la calle Abílio Beça que concentra todos  los museos importantes como el Museu do Abade de Baçal y, ahora otros dos más de Arte Contemporáneo y de Cultura Sefardita.

Abílio Beça “es la calle por la que el turista obligatoriamente va a tener que pasar, porque es ahí donde se concentran los espacios de exposición”, añade.

Emilia Nogueiro si tuviera que escoger un solo monumento para enseñar en Bragança, elegiría la Domus Municipalis. “Un espacio que mejor refleja la Historia de Portugal”. Un edificio singular y enigmático de la arquitectura románica civil, único en la Península Ibérica, construido en el siglo XII.

Emilia Nogueiro.

La historiadora cree que el viajero ya no gusta de grandes ciudades y prefiere sitios donde todavía haya “autenticidad”.  “En esta tierra pobre y alejada de los grandes núcleos urbanos no se han producido cambios”. Añade que otro atractivo que busca el turista es entrar en contacto con el carácter de la población de un territorio. Y aquí está asegurado.

Para Emilia la población es insustituible y es lo que no aporta un monitor táctil. Ella “pelea” siempre para que el turista interactúe con la población y ella misma es parte de ella… La restauración es otra oportunidad para conocer en los múltiples negocios familiares a sus paisanos, frente a otros lugares donde todo se restringe a las multinacionales de la alimentación.

Dispuesta a romper tópicos, Emilia batalla contra esta idea-tópico de que “la mujer portuguesa es bajita y tiene bigote” como creen algunos turistas. Ella misma rompe este cliché. “Es algo persistente y, a la vez, curioso por lo que significa”.

En su faceta de profesora intenta dejar la huella de la Historia en sus alumnos. Lamenta la inexistencia de una licenciatura en Historia en Portugal. Tan solo hay asignaturas como Arte y Diseño, Educación Social y Animación y Producción Artística que tan solo tienen “una componente de Historia que yo intento que mis alumnos valoren”.

Y concluye: “En Portugal se valora muy poco la Historia. Al revés de lo que ocurre en España, me parece. Allí hay un sentido más profundo de la importancia de ese conocimiento. Aquí, no. Aquí sigue teniendo muy mala fama. Se ve la Historia como un fastidio”.

“Creo que hay que cambiar…porque me doy cuenta de que a la gente le gusta…, a la gente le encanta oír hablar de Historia…Tenemos que cambiar la manera de contarla”.

Le encanta enseñar el “gran” Museu do Abade de Baçal. Pero en este viaje de prensa organizado por la Associação Comercial, Industrial e Serviços de Bragança (ACISB) no ha sido posible visitarlo, porque estaba cerrado. “Es el de más importancia de la ciudad y muestra obras de toda la región transmontana. Fue el primer museo comenzado a principios del siglo XX, cuando se empieza a apreciar el Patrimonio y la Arqueología. Tiene un poco de todo. Es muy amplio. Sus colecciones abarcan muchas artes como son la pintura, orfebrería, muebles, arte contemporáneo…Siempre relacionados con el territorio transmontano. Es el espacio por excelencia que yo recomiendo a quien no tiene tiempo para ver otras cosas…”.

Emilia invita a visitar con calma Bragança, “un regalo para los sentidos”. Y el paisaje que forma parte de la Reserva Mundial de la Biosfera con el Parque Natural de Montesinhos de 75.000 hectáreas. “Todo este entorno de Naturaleza es impresionante”.

A la historiadora le fascina esta Naturaleza, a veces, adversa pero que gracias a la Historia ha transformado la zona haciéndola habitable a través de un rico patrimonio.  Y esto desde la existencia del arte rupestre del valle del Côa, uno de los lugares al aire libre más grandes de arte Paleolítico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1998. “El espacio nos va transformando y desarrollando distintas respuestas”, observa.

Emilia Noguero ante la iglesia de Santa María de Bragança.

“Esta fuerza de los sentidos es lo que más cautiva al visitante. Porque entra por todos. Hasta la pronunciación del bragançano, la amabilidad de la gente, ese saber recibir con ganas. El transmontano no es persona efusiva por ser montañés…son más cerrados al principio…pero, luego,…son personas a las que les gusta detenerse en la conversación…”.  Y es que en esta tierra todavía el concepto del tiempo no tiene que ver con el de las grandes ciudades.

Emilia es una digna representante bragançana o mejor –como le gusta a ella- transmontana cuyo concepto es de más amplitud. Derrocha pasión en sus explicaciones de guía turística y se puede percibir que es algo más que una guía, esto es, una historiadora especializada en su territorio que sabe transmitir con pasión y corazón la Historia de su tierra.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
64