La ralentización de la economía francesa complica el objetivo de Macron

La ralentización del crecimiento económico de inicios de año se confirmó en el período de abril a junio, con un aumento de apenas 0,2% del Producto Interno Bruto (PIB) de un trimestre a otro, indicó el INSEE.

La desaceleración de la economía francesa -debilitada por una caída del consumo, el aumento del precio del petróleo y la fiscalidad- se confirmó en el segundo trimestre, complicando el objetivo del presidente Emmanuel Macron de hacer crecer el PIB un 2% este año.

La ralentización del crecimiento económico de inicios de año se confirmó en el período de abril a junio, con un aumento de apenas 0,2% del Producto Interno Bruto (PIB) de un trimestre a otro, indicó el viernes el Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos (INSEE).

Esta cifra es menor a la esperada. El organismo público preveía un aumento de 0,3% en el segundo trimestre respecto al anterior. El Banco de Francia (BdF) tenía las mismas proyecciones.

Esta ralentización se produce después de un año 2017 en el que se registró un crecimiento de 2,2%, una cifra muy por encima de los pronósticos.

Este resultado, al que se suma el ligero aumento del desempleo anunciado el miércoles (+0,2 puntos), es una mala noticia para el gobierno centrista de Macron, que podría verse obligado a revisar a la baja su objetivo de crecimiento de 2% para 2018.

“Ya no es viable”, aseguró a la AFP Philippe Waechter, economista de Natifis AM. “Para lograrlo, se necesitaría un crecimiento de 1% en el tercer y cuarto trimestre”, explicó este especialista que prevé un crecimiento anual de 1,5%.

La caída del consumo es la principal responsable de esta desaceleración. Los gastos de los hogares cayeron 0,1% en el segundo trimestre.

“Es la principal debilidad. El consumo de los hogares se ha visto penalizado por la fiscalidad en el primer trimestre”, aseguró Waechter, en referencia al aumento de un impuesto para financiar el sistema de protección social y del impuesto a la gasolina.

Estas medidas, sumadas a la subida del precio del petróleo, disminuyeron el poder adquisitivo de los franceses.

“La ralentización del crecimiento es una realidad en toda Europa, pero en Francia es más importante que en otros países”, apuntó Mathieu Plane, economista del Observatorio Francés de Coyunturas Económicas (OFCE).

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada