Piden que se retire a Coca-Cola del patrocinio de los Juegos de la Juventud

En la imagen un registro de Pandi (c), mascota de los Juegos Olímpicos de la Juventud de 2018, en Buenos Aires (Argentina). ARCHIVO.

Más de 160 organizaciones, referentes nacionales e internacionales en salud, nutrición y alimentación, pidieron hoy al Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que retire a la compañía Coca-Cola del patrocinio de los Juegos Olímpicos de la Juventud, que se celebrarán en octubre.

Coordinadas por la Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de la Escuela de Nutrición e la Universidad Autónoma de Buenos Aires (UBA), estas entidades elaboraron una declaración sobre este asunto, con motivo de la celebración del Día del Niño, el próximo domingo.

En ella reivindican también que el gobierno local arbitre las medidas necesarias para proteger a los niños, niñas y adolescentes “de la exposición al márketing y patrocinio de alimentos y bebidas no saludables”.

Para los firmantes, entre los que están la Fundación Interamericana del Corazón, varias cátedras universitarias y personalidades como Hon Helen Clark, ex primer ministra y exministra de Salud de Nueva Zelanda y exdirectora del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD),”es una contradicción que una empresa de bebidas azucaradas patrocine y publicite sus productos no saludables en un evento deportivo al que asistirán más de 4.000 chicas y chicos”.

La declaración subraya que “el consumo de productos no saludables con altos niveles de nutrientes críticos, como el azúcar agregado, es uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades crónicas no transmisibles (ENTs)” y que éstas “son la principal causa de muerte en el mundo y en Argentina”.

También señala que el consumo de azúcar agregado estimado en la república Argentina “es alrededor del triple del máximo que la Organización Mundial de la Salud recomienda no superar, encontrándose entre los 5 países de mayor consumo de azúcar agregada del mundo”.

“La Encuesta Mundial de Salud Escolar (2012) estimó que el exceso de peso en adolescentes entre 13 y 15 años fue de 28,6% (sobrepeso 22,7% y obesidad 5,9%)”, dice también la declaración, al tiempo que pone de manifiesto que “los adolescentes de nivel socioeconómico más bajo tienen un 31% más de probabilidades de sobrepeso respecto a los del nivel socioeconómico más alto”.

Para los firmantes, “una de las principales fuentes de consumo de azúcar agregado es el consumo de bebidas azucaradas y Argentina es el primer consumidor de bebidas gaseosas del mundo, con 137 litros per cápita por año” y “estas bebidas son uno de los principales factores que promueven el aumento de peso y la obesidad”.

Las entidades impulsoras de esta declaración advierten al Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que “acudirá a la Justicia” de continuar con esta política de admisión de patrocinios.

Asimismo, sostienen que la promoción de bebidas azucaradas en este tipo de eventos “puede instalar prácticas de hidratación poco saludables que pueden perdurar a lo largo de toda la vida y, a su vez, puede socavar los beneficios para la salud que aporta la práctica de actividad física”.

Además, detalla que “las estrategias de márketing, incluyendo el patrocinio de eventos deportivos, por parte de las empresas de bebidas azucaradas, constituyen un determinante más de las elecciones de consumo y que los niños, niñas y adolescentes son una población vulnerable a este tipo de publicidad”.

El texto recuerda que la Convención de los Derechos del Niño establece, en su artículo 24, la obligación del Estado de garantizar el derecho a la salud de los niños, niñas y adolescentes.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sobrepeso y la obesidad infantil “constituyen uno de los principales problemas de salud pública del siglo XXI, con aproximadamente 41 millones de niños, niñas y adolescentes que la padecen a nivel mundial”, de tal forma que se estima que la obesidad infantil “se ha casi triplicado en los últimos 30 años”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada