Raza bovina Mirandesa, tradición, orgullo y parte de la economía de Vimioso

Un mozo conduce a una vaca mirandesa para se examinada por el jurado del concurso de Raza Bovina Mirandesa de Vimioso.

El Día del Municipio en Vimioso, el viernes 10 de agosto, fue protagonizado en el Recinto de la Feria de Ganado por los criadores de bovinos de raza mirandesa. Una feria tradicional, con los mejores ejemplares de mirandesa, organizada por el ayuntamiento de Vimioso, en la que se presentaron a concurso unos 75 animales censados en el municipio y sólo de raza mirandesa.

En colaboración con Associação de Criadores de Bovinos de Raça mirandesa, un jurado, presidido por Isabel Escudeiro, examinó uno por uno cada animal para comprobar que respondía al patrón de la raza mirandesa en toda su morfología.

Otra de las organizaciones implicadas en este concurso es el Livro Genealógico dos bovinos de raça Mirandesa, cuyo secretario, Balter Raposo, explicó a Grupo ES. que la mejora de la raza mirandesa va en la línea de sacar más rendimiento de producto cárnico a cada ejemplar. La raza mirandesa, antes utilizada para labores agrícolas, es de la que se tiene un registro más antiguo de todas las portuguesas, datado del año 1911.

Tiene un papel importante en la organización de la feria la Associação de Criadores de Bovinos de Raça mirandesa. Por otra parte, la Cooperativa Agro-Pecuária Mirandesa CRL, con su moderna unidad fabril, situada en Vimioso también estaba representada.

El administrador de la Cooperativa, Bruno Paulo, habló con Grupo ES. Esta cooperativa engloba a los municipios de Vimioso, Mogadouro, Miranda do Douro, Bragança, Vinhais y Macedo de Cavaleiros, todos ellos transmontanos. La Cooperativa Agro-Pecuária Mirandesa reúne a 478 criadores de raza mirandesa. Cada año sacrifican unas 2.500 cabezas de ganado que son terneras en un 90% de 8 o 9 meses. La demanda de carne es mayor durante los meses de mayo a septiembre y, aunque generalmente responde a la demanda, en esos meses a veces no es posible satisfacerla. La carne de ternera mirandesa se exporta a Europa, especialmente a Francia y Alemania, y a otros países del continente asiático o africano. “España no es uno de los mercados al que acudamos mucho. Vendemos algunas vacas viejas de carne madura”, explica Bruno Paulo.  La cooperativa suministra, directamente, a todo el territorio nacional portugués. “Sin distribuidores, porque Mirandesa tiene vendedores y logística propia para hacer las entregas”, explica Bruno Paulo. El 50% de su clientela es la restauración en todo el país.

ALMUERZO CRIADORES

Tras la Feria, más de 400 criadores de mirandesa se dieron cita en el pabellón multiusos para un almuerzo de confraternización en el que todo el menú, no podría ser de otra forma, estuvo protagonizado por carne mirandesa. Desde las mollejas a modo de aperitivo hasta la posta y el guiso de carne mirandesa a la jardinera.

A los postres se entregaron los premios a los mejores criadores. Destacaron algunos criadores, como Magdalena Fátima Lourenço que se hizo, como otros años, dice, con varios premios. La instruyeron en este oficio y lleva toda la vida con su marido en él. Por otra parte, Evaristo Martíns de la parroquia de Vila Seca consiguió dos premios al mejor toro -‘Ricardinho’, un semental de 1400 kilogramos que ‘atiende’ un rebaño de 30 vacas- y otro premio al mejor novillo para otro de sus animales. Cuenta a Grupo ES. que lleva toda la vida en este oficio, heredado de su padres que solo tuvo ganadería de raza mirandesa. Sus hermanos marcharon de la aldea buscando fortuna y él se muestra contento con la decisión de quedarse que tomó en su día.

Por la tarde, el recinto de la Feria del Ganado de Vimioso estaba mucho más concurrido que por la mañana. El espectáculo de luchas de toros –‘achegas’ o ‘lutas’- prometía y la gente quería presenciarlo en el mismo lugar que por la mañana tuvo lugar el concurso. Incluso algunos zamoranos, por su proximidad, habían acudido a Vimioso para presenciar estos combates. Los toros contendientes se enfrentan y el que huye, pierde el combate dando la victoria a su oponente. Los cuidadores de estos toros –que en general parecen mansos a pesar de su enorme tamaño y peso- están próximos durante el combate e influyen decisivamente con sus órdenes en la batalla.

Lo que más gustó, por la igualdad y por la pelea, fue el asalto entre ‘Mantorras’, un toro mirandés de Algoso, y ‘Mourinho’ de Pinelo que hizo disfrutar como ningún otro al público que se marchó con un buen sabor de boca.


Los ganaderos, ahora, comentaban la próxima cita que es el concurso nacional con ejemplares de los 6 municipios transmontanos que este año se va a celebrar el 24, 25 y 26 de agosto en Macedo de Cavaleiros.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1