Raquel Tavares, una fadista moderna a la vez que tradicional

La fadista Raquel Tavares en concierto en Vimioso, el Día del Municipio, viernes 10 de agosto de 2018.

Construyó, paso a paso, el concierto que quería el público con la ayuda del público. No impuso el fado, pero reclamó condiciones para cantarlo. Fue moderna sin dejar de ser tradicional. Hubo otras músicas. Calentó a un público frío al principio. Es didáctica. Lo educó, al tiempo que buscaba, en todo momento, la interacción con los espectadores.

Esta fadista es Raquel Tavares (Lisboa, 11 de enero 1985), una profesional de altos vuelos. Que dijo que estaba ya en su 27º año de fadista –empezó con 6  y ahora tiene cumplidos los 33-, como para que se reconociese su ‘autoridad’.  El concierto parecía discurrir según la reacción de los vimiosenses a sus temas, como si fuera una continua improvisación. Raquel buscaba el protagonismo del público al que, bajo los acordes de sus músicos, dejaba intervenir mientras ella callaba. Pidió las luces de los ‘telemoveis’ o teléfonos móviles y las tuvo…Nombró Vimioso y a su Presidente varias veces.

Su interpretación de ‘Limão ó Verde Limão’ fue una lección de empatía con el público. Y todo ‘¡espectaculo!’, cuando tocó la batería alalimón con su percusionista. El concierto de ese 10 de agosto, día del Municipio de Vimioso, fue un ‘increscendo’ continuo, ganándose al público vimiosense. Incluso, en algún momento, pidió el respeto del silencio, cuando interpretaba fado.

Tuvo, además, la gentileza y la elegancia de interpretar una canción ‘Volver’ de Vicente Fernández, en el fondo para satisfacer al público de habla hispana, con la venia de quien lo contrató. Aunque la justificó así: “Porque mi bisabuela era sevillana y yo llevo un poco de sangre española en mis venas”.

Tavares forma parte de una nueva generación de fadistas y sabe perfectamente cómo debe ser un directo, adaptándose a las circunstancias de su público. Se le notaba el disfrute que le produce la música y esto lo contagiaba.

Sólo un pero. La artista no concedió entrevista a Grupo ES. antes del concierto. Su manager o gerente dijo que se necesitaba una autorización previa y, luego, la entrevista debería ser aprobada, antes de publicarla. Con estas condiciones leoninas, desistimos. Una gran pena porque hubiéramos podido conocer a la mujer que está detrás de esta gran artista. Las compañías musicales con estas normas cercenan la posibilidad de comunicación de sus clientes con el público. Una persona cercana y sencilla como Raquel Tavares se merece otra normativa que, sin duda, la beneficiaría.

Vimioso fue más grande, si cabe, en su Día del Municipio con Raquel Tavares.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1