El Corte Inglés reestructura su consejo tras la salida de Gimeno

El nuevo presidente de El Corte Inglés, Nuño de la Rosa, sucesor en el cargo de Dimas Gimeno, a su llegada a la Junta General de Accionistas que la compañía ha celebrado hoy en Madrid.

El Corte Inglés ha reestructurado su consejo de administración que, tras la salida de Dimas Gimeno, contará con un nuevo consejero independiente, el economista Fernando Becker, y volverá a tener entre sus miembros a la representante de Corporación Celsar, que fue expulsada en 2015.

La Junta de Accionistas de El Corte Inglés tuvo hoy conocimiento de la dimisión de Gimeno como consejero y aprobó, con el 99 % de los votos a favor, los cambios en el máximo organismo de dirección de la compañía, que, según su presidente, Jesús Nuño de la Rosa, persigue elevar su profesionalización y reforzar la unidad entre sus accionistas.

Además, la junta renovó como consejeros a Florencio Lasaga (83 años) y Carlos Martínez Echevarría (81 años), que pasan de ejecutivos a externos; y a Cartera Mancor (7 %), representada por Paloma García Peña.

Por su parte, Carlota Areces -Corporación Ceslar (9 %)- volverá a sentarse en el consejo del que fue expulsada por la junta en agosto de 2015 tras, supuestamente, revelar información confidencial del grupo en el marco de la operación que dio entrada en la compañía al jeque Hamad Bin Jassim Bin Jaber Al Thani (10 %).

Tras los cambios, el consejo de administración de El Corte Inglés pasará de diez a once miembros, entre los que hasta ahora sólo figuraba como independiente Manuel Pizarro.

El resto de los asientos los ocupan las hermanas Marta y Cristina Álvarez; Nuño de la Rosa; el también consejero delegado, Víctor de Pozo; y Shahzad Shahbaz, que representa al jeque.

Tanto la junta como el consejo que tradicionalmente la precede se desarrollaron en ausencia de Gimeno, que sí acudió a la reunión del consejo que se celebró ayer, con carácter extraordinario, y en el que presentó su renuncia al cargo.

A última hora del sábado, el consejo aceptó la dimisión de Gimeno como consejero tras llegar a un acuerdo económico sobre su “finiquito”, puesto que su salida del consejo supone romper su relación laboral con la compañía, a la que permanecerá vinculado únicamente como accionista (él y su familia controlan el 7 %).

El pacto, alcanzado “in extremis” tras meses de negociación y a pocas horas de que se sometiera a la junta su cese a propuesta del consejo, incluye su compromiso de retirar la demanda que presentó para impugnar la reunión del consejo que acordó su destitución como presidente.

Por otra parte, presentó una querella criminal contra el exdirector de los servicios de seguridad por un delito societario y otro de corrupción entre particulares por presuntamente adjudicar contratos “inflados” a empresas de su entorno familiar.

Además, su familia ha interpuesto varias demandas en relación con IASA, sociedad tenedora de las acciones que Isidoro Álvarez tenía en El Corte Inglés (22,18 %) y de la que las hermanas poseen el 69 % y la familia de Gimeno el 31 % restante.

Durante su primera intervención ante la junta como presidente, Nuño de la Rosa, que accedió al puesto en junio tras la destitución de Gimeno, ha explicado que la reordenación del consejo persigue que estén representados todos los accionistas relevantes e incorporar independientes que refuercen la profesionalidad del consejo.

En este sentido, desde El Corte Inglés ha subrayado que Becker ha sido consejero de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y ha ocupado diversos puestos directivos en Iberdrola.

Además de abogar por profundizar en la transparencia y el buen gobierno corporativo, Nuño de la Rosa ha avanzado los ejes del plan estratégico puesto en marcha para reforzar el negocio de distribución del grupo: internacionalización, omnicanalidad y marcas.

En su opinión, la compañía es “un foco de atracción de firmas nacionales e internacionales que valoran su capacidad para construir marca” y, a día de hoy, carece de sentido hablar de ventas online y offline.

“Los consumidores requieren experiencias integradas entre el canal físico y el digital, sin fricciones, con idéntico acceso a catálogo y oferta comercial. Se trata de una transformación cultural porque ya no existe un negocio físico y otro online, sino un único negocio integrado”, ha apuntado sobre la omnicanalidad.

En cuanto a la internacionalización, ha explicado que la globalización tiene que ser una de las grandes aspiraciones de El Corte Inglés porque tiene “marca, producto, servicio y, sobre todo, vocación de estudiar oportunidades fuera de España”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada