Ponte da Barca volvió a reafirmarse como la capital de las ‘rusgas’ populares durante la Romería de san Bartolomé

Largo o praça do Urco, ambiente de música y baile tradicional la víspera de san Bartolomé, en Ponte da Barca.

¡Cómo vivieron los barquenses y visitantes la noche del 23 al 24 la Romería de san Bartolomé! Cerca de un centenar de ‘rusgas’ populares inundaron de música y letras las calles y los palcos de Ponte da Barca.

Las ‘rusgas’ son  grupos que de forma espontánea u organizada perpetúan los bailes y cantos tradicionales. Los elementos de una típica ’rusga’ del Alto Minho son el tocador de concertina, la ‘tocadora’ de ‘cavaquinho’ y la ‘cantadeira’ vistiendo los trajes locales.

‘Rusgas’ con mayor número de componentes de varios puntos de Portugal acudieron la víspera de san Bartolomé a la zona histórica de Ponte da Barca.

Este año con una distribución novedosa, pues la Cámara Municipal instaló siete escenarios distribuidos por toda la villa. Cada ‘rusga’ tocaba 3 minutos en cada uno de los palcos dando así vida a toda la villa barquense.

Así la noche más larga de la Romería de san Bartolomé se vivió a la manera más tradicional del Alto Minho. Muchos y muchas, con sus camisas tradicionales en blanco con sus bordados azules o rojos, cantaban y bailaban de forma espontánea derrochando una gran alegría.

En Ponte da Barca reinaba la concertina. Normalmente, las concertinas tienen botones en ambos lados finales y se distinguen de un acordeón (de teclado o botones) por la dirección que toman estas teclas al ser presionadas. En una concertina los botones van en la misma dirección que el fuelle, mientras que los botones de acordeón viajan en perpendicular a la dirección del fuelle. En la zona del río Lima en cada hogar hay al menos una concertina que tocan niños y mayores, hombres y mujeres.

Baile a la portuguesa o baile minhoto, cantares al desafío y ‘rusgas’ durante toda la madrugada en un ambiente multitudinario. De esta forma, los barquenses y los visitantes disfrutaban de forma tradicional. Algunos bailaban alrededor de los músicos, otros cantaban a la desgarrada en plena calle, a la vez que iban pasando de palco en palco. Y todo con la espontaneidad minhota.

No cabe duda de que Ponte da Barca se ha afirmado, en los últimos años, como la capital de las Rusgas Populares dada la genuinidad, calidad y número de las Rusgas que participan en la Romería de san Bartolomé.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada