Mediterráneo, la ‘ratonera’ humana

Migrantes afganos junto al mar Mediterráneo tras cruzar el Egeo desde Turquía, el 6 de agosto de 2018 en la isla griega de Lesbos.

El mar Mediterráneo fue “más mortal que nunca” para los migrantes en los primeros siete meses de 2018, cuando murieron más de 1.600 personas, según un informe publicado este lunes del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Entre enero y julio de 2018, “más de 1.600 personas murieron o desaparecieron al tratar de llegar a Europa”, explicó en un comunicado el ACNUR.

“En momentos que el número total de personas que ha llegado a Europa ha caído (-41%), la tasa de mortalidad ha aumentado rápidamente”, subrayó el informe de la organización titulado “Viajes Desesperados”.

Afirma que entre enero y julio “una persona de cada 18” que intenta cruzar el Mediterráneo central, muere o desaparece en el mar, mientras que “en el mismo periodo de 2017” el balance era de “una persona sobre 42”.

“Este informe confirma una vez más que el Mediterráneo es uno de los pasos marítimos más mortales del mundo”, afirmó Pascale Moreau, directora de la oficina de la ACNUR para Europa, citada en el comunicado.

“Con el descenso del número de personas que llegan a las costas europeas, el asunto ya no es saber si Europa puede gestionar la cifra de las llegadas sino más bien cómo tratar de salvar vidas”, agregó.

Por otro lado, en 2018 las rutas que tomaron los migrantes en el Mediterráneo cambiaron. Las llegadas a las costas españolas aumentaron en los siete primeros meses del año 130% en relación al mismo periodo de 2017 (27.600 personas contra 12.100 en enero-julio 2017).

En el mismo periodo, las llegadas a Italia cayeron 81% (18.500 contra 95.200) mientras que la ruta que pasa por Grecia registró un aumento del número de llegadas(+88%, 26.000 contra 13.800).

Respecto a la ruta española, en 2018, 75% de los migrantes fueron hombres (10% mujeres) y los países de origen con mayor representación son Guinea (3.100), Marruecos (2.600), Mali (2.200), Costa de Marfil (1.200) y Siria (1.000).

En la rita italiana, 71% fueron hombres (10% mujeres) y los países más representados entre estos grupos de migrantes son de Túnez (3.300), Eritrea (2.900), Sudán (1.600), Nigeria (1.250) y Costa de Marfil (1.000).

Mientras aquellos que optaron por la ruta griega, fueron 40% hombres, 36% niños y 24% mujeres, y provenientes de Siria (5.750), Irak (3.450), Afganistán (2.450), la República Democrática del Congo (800) y los Territorios Palestinos (600).

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada