Empleados de Navantia cortan la A-4 por temor a rescisión contrato con Arabia Saudí

Fotografía facilitada por el Comité de Empresa de Navantia de los trabajadores del astillero de Navantia de San Fernando (Cádiz) que han cortado esta mañana el tráfico de la autovía A-4 para expresar su temor a que se cancele el contrato para la construcción de cinco corbetas para la armada de Arabia Saudí.

Más de un millar de trabajadores del astillero de Navantia de San Fernando (Cádiz) han cortado el tráfico de la autovía A-4 para expresar su temor a que se cancele el contrato de 1.813 millones de euros para la construcción de cinco corbetas para la Armada de Arabia Saudí.

Los empleados de Navantia han protagonizado la protesta después de que esta semana el Ministerio de Defensa confirmara que había iniciado los trámites para dejar de vender 400 bombas a Arabia Saudí, lo que podría echar por tierra el mayor contrato de exportación de la historia de esa compañía.

El presidente del comité de empresa del astillero de Navantia de San Fernando, Jesús Peralta, ha explicado que, ante las sospechas de la “inminente cancelación” del contrato de las cinco corbetas, el comité de empresa decidió trasladar a la asamblea de trabajadores una propuesta de movilización, que han llevado hoy a cabo.

Ha admitido que, aunque les queda “un hilo de esperanza”, tienen “un temor cierto” de que el contrato para que Navantia construya las cinco corbetas para Arabia Saudí va a ser cancelado y ha sostenido se basa en información que han recabado “de la propia Navantia, de la clase política, de la embajada saudí, en muchos puntos”.

“La situación es crítica, nos acongoja la frustración y la rabia porque este contrato es el mayor contrato de la historia de exportación de Navantia, significa el sustento de muchas familias de la bahía de Cádiz”, ha añadido.

Se calcula que este contrato generará cada año durante un lustro cerca de 6.000 empleos, de los que más de 1.100 serán directos, más de 1.800 para la industria auxiliar de Navantia y más de 3.000 indirectos generados por otros suministradores.

Este contrato, que se ha estado negociando con Arabia Saudí desde 2015, supone una carga de trabajo global de alrededor de siete millones de horas para los astilleros de la bahía de Cádiz, la ría de Ferrol (A Coruña) y Cartagena (Murcia) y su industria auxiliar, según los datos que facilitó la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), en la que se incluye Navantia, tras la firma del contrato.

Desde Carcassonne (Francia), donde se encuentra de viaje oficial, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha expresado su preocupación ante la posibilidad de que se cancele dicho contrato y ha reclamado al Gobierno central que garantice el empleo en la bahía de Cádiz.

También la secretaria general de la UGT-Andalucía, Carmen Castilla, ha expresado su preocupación, si bien confía en que la vía diplomática dé sus frutos.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha exigido al Gobierno que no se interrumpa el contrato para la construcción de cinco corbetas para la Armada de Arabia Saudí, que considera una “válvula de oxígeno” para una empresa como Navantia.

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha negado la existencia de una crisis diplomática con Arabia Saudí después de que España cancelara la venta de 400 bombas a este país, aunque ha reconocido que ha habido alguna discrepancia y ha señalado que defenderán el contrato y la carga de trabajo de Navantia en Cádiz.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada