Un centenar de embarcaciones presenciaron la salida con aficionados apostados en las orillas de A Ría da Estrela

Hasta cuatro salidas tuvo que repetir el Comité de la regata ante el nerviosismo de los Solitarios

Salida Le Figaro.

Hasta cuatro veces tuvo que repetir el procedimiento de salida el Comité francés de la Regata La Solitaire Urgo Le Figaro, que este mediodía partió en su regreso a Francia desde la Ría de Muros-Noia.

Y es que el nerviosismo de los Solitarios quedó patente ante las tres llamadas generales que hubieron de efectuarse, todas ellas provocadas por fuera de línea masivos, con casi toda la flota rebasando el límite antes del bocinazo de salida.

Antes, el viento reinante en A Ría de Estrela a primera hora de la mañana, hacía presagiar un gran día, tras su cambio definitivo a la previsión de los partes meteorológicos, un suroeste que portaba inicialmente 10 nudos estables.

El Comité francés decidió en última instancia que no se trazaría el recorrido acordado entre boyas, poniendo proa los veleros hacia la enfilación del Monte Louro en su camino hacia la costa de Les Sables d´Olonne.

Gran expectación de aficionados y público en general, algunos a bordo de embarcaciones de recreo y otros apostados en el dique del muelle de Portosín, terraza del Real Club Náutico y distintas localizaciones del litoral de A Ría da Estrela.

Por delante les restan 440 millas náuticas (814 km.), hasta la región francesa de los Países del Loira, donde se le aguarda en el puerto de Saint Gilles Croix de Vie.

Éxito de convocatoria y desarrollo en una de las regatas más prestigiosas del mundo, con 49 ediciones a sus espaldas desde 1970, siendo la Asociación de Desenvolvemento Ría de Muros-Noia, conformada por las villas de Lousame, Outes, Noia, Porto do Son y Muros, la responsable de su patrocinio y mecenazgo en la segunda etapa, y que ha contando con un colaborador imprescindible como ha sido el Real Club Náutico Portosín.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada